Lo que las noticias nos están causando


Foto: "NBC Nightly News Broadcast" by Jeff Maurone from Seattle, WA, USA - Flickr. Licensed under CC BY 2.0 via Wikimedia Commons.


Un artículo en Slate afirma que las noticias sí están causándonos cambios, pero no tan extremos como muchos esperarían.

Últimamente parece que el mundo está cayéndose a pedazos: los bombardeos en Gaza, cientos falleciendo en Africa por el Ébola, conflictos en Iraq, Ucrania y Siria, aviones que se han caído (o al menos así lo percibimos) demasiado seguido.

Así lo sentimos quienes presenciamos estas noticias desde la distancia a través de los múltiples noticieros y redes sociales. Y eso ha hecho que estudiosos se pregunten qué efecto está teniendo en la gente la exposición 7 días, 24 horas del día, a noticias trágicas en otros lados del mundo.

Una profesora de la Universidad de Texas-San Antonio, Mary McNaughton, es la investigadora líder de un proyecto para encontrar una conexión entre el consumo de medios y el estrés.

Para comenzar, de acuerdo al artículo, los medios actuales, ante la fuerte competencia entre ellos y otras formas de información, tienen mayores incentivos para favorecer una cobertura de noticias emocionalmente abrumadoras y espantosas. Las cadenas de noticias actúan bajo la idea de que tienen que ser sensacionalistas, atraer la atención.

Para muchos, es difícil dejar de sentir que hay una corriente continua de negatividad, amplificada por las redes sociales. Sin embargo, esta dieta de malas noticias no causa ni estrés postraumático, ni ansiedad ni depresión si no se está predispuesto a padecer estas condiciones. De hecho, es difícil establecer una causa: podría ser incluso que la gente ya deprimida o ansiosa es más propensa a buscar malas noticias y éstas a su vez podrían empeorar los efectos de estas enfermedades en cierta forma.

El artículo sí dice que las noticias están causando una sensación de desesperanza, de ver el mundo como un lugar más oscuro, causando cierto daño en aquellos de tendencia optimista.

Sin embargo, al preguntarle a la gente de su entorno inmediato en general veían que éste no era tan malo. Pero al hablar de zonas remotas, incluso en el mismo país, es difícil tener una evaluación propia de esta situación, por lo cual uno acude a lo último que vio en las noticias. Y las noticias casi siempre informan de situaciones extremas.

Y además, el ver sólo noticias negativas de otras partes de su país y el mundo puede afectar la forma en que se toman decisiones y su visión política, sea o no que su pesimismo tenga bases. Entre más amenazada se sient una persona, más apoyará, por ejemplo, políticas de derecha. La gente que cree en el concepto de la maldad sin freno apoya más cosas como la tortura y otras políticas violentas.

Esto puede afectar incluso cambiando el mundo, como cuando George W. Bush aprovechó los eventos del 11 de septiembre para pintar a Al Qaeda y sus afiliados como una amenaza para el mundo occidental. Así, cuando la gente ve el mundo peor de lo que es, hay consecuencias.

Pero, curiosamente, hay evidencia de que aunque hay zonas donde efectivament existen conflictos y las cosas están empeorando, el mundo en general se está convirtiendo en un lugar mejor, más seguro, saludable y más humano.

El asunto es que las malas noticias nos están llegando más y más destacadas que antes. ¿Cómo se batalla contra esta constante lluvia de situaciones negativas? Una técnica eficiente es la obvia: apagar el medio o dispositivo donde se están consumiendo. Hay que tomar, de vez en cuando, un break de las noticias. Pero si esto no es realista (si por tu trabajo o en tu vida no es simple apagarlo todo) otra técnica recomendada es no consumir de todo sin conciencia: el buscar contexto y tratar de entender un panorama general ayuda a no sentir que TODO está mal.

En pocas palabras, es útil pensar que si se están viendo más y más noticias negativas quizá no es que todo está tan mal como éstas lo pintan, sino que los medios logran más rating (y eso les ayuda a tener ganancias) cuando exageran o presentan sólo lo más sensacionalista.

El concepto de 'above the fold', ¿obsoleto?


Foto:  k.landerholm via Compfight cc

Hoy leía un post que afirma que el concepto de 'above de fold' (arriba del doblez o pliegue) ya debería de quedar atrás en el diseño web.

'Above the fold' o antes del pliegue es un concepto que proviene de los periódicos de 8 columnas, los cuales al exhibirse doblados debían de considerar que su titular e información más importante apareciera arriba del pliegue.

En el sentido actual, la idea de que todo lo importante de una página web debe de aparecer 'antes del pliegue' es algo que definitivamente ya es obsoleto.

Para empezar, muchos sitios web ya cuentan con un diseño responsivo, es decir, se ven en forma distinta dependiendo del dispositivo en que se estén consultando.

En cierto punto de la historia todos teníamos pantallas más o menos estándar y podía hablarse de una porción de página estándar que vería el usuario de un sitio web.

Sin embargo, actualmente tanto las pantallas de desktops como las de móviles son diferentes. Ya no hay un 'doblez' imaginario estándar que se tenga que tomar en cuenta al diseñar un sitio. También, el hacer scroll era un poco más difícil: requería usar el mouse, poner el puntero sobre la barra de desplazamiento, sostener y bajar. Hoy en día, los dispositivos permiten usar desde los botones para avanzar o retroceder, deslizar un dedo por la pantalla para recorrer la página, hacer un 'gesto' con los dedos, diferentes opciones según el caso.

En el artículo también explican que el diseño responsivo es una de las principales razones para ya no tener en cuenta este concepto. Aunque un sitio web en desktop se vea de determinada forma, en dispositivos móviles muchas veces las imágenes no aparecen y el texto y datos 'suben'.

Finalmente, hoy en día tenemos una gran variedad de dispositivos y formas de ver un sitio. Por esa razón, tratar de determinar dónde está el famoso 'pliegue' puede ser una pérdida de tiempo, más al considerar que muchos dispositivos permiten cambiar la forma de ver un sitio de vertical a horizontal.

Sin duda es necesario tratar de respetar las sugerencias que hacen en el post:

  • Pensar (y si se puede probar) más allá de en el desktop.
  • Poner lo más importante al principio del sitio.
  • Asegurarse de que el sitio sea responsivo.
Con la prevalencia de los dispositivos móviles, los creadores de contenidos online debemos de irnos adaptando a la forma en que diseño y contenido se han modificando en un mundo multipantalla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+