¿Y con estas profesoras queremos buena educación? ACTUALIZACIÓN




Actualización: Finalmente este caso tuvo una resolución satisfactoria para los protagonistas. Luego de una queja realizada en el portal del Estado de México, que llegó a Toluca, con una liga a este post y al audio que está presente aquí, el supervisor escolar atendió a uno de los padres, en presencia de la maestra y las directivas de la escuela. Aunque el contenido completo de lo que ocurrió en esa junta no se puede divulgar porque se prometió no hacerlo -a quien acudió le solicitaron que no hubiera grabaciones en audio ni difusión del caso fuera de la oficina donde se realizó- en resumen lo ocurrido fue que la profesora al fin reconoció y pidió disculpas por su frase, expresada, según dijo, sin intención, pero aún así inadecuada. Igualmente, la escuela quedó que en lugar de expresar los posibles problemas escolares del alumno en un caso así, más bien se hablaría en sí de la queja en particular.

Se le reconoce al Supervisor el haber hecho lo necesario para solucionar este asunto y dejar de lado cualquier excusa o desviación del tema. A mi parecer, con haber ofrecido una disculpa desde un principio, hubiera sido en broma, con intención o como fuera que se dio esta frase, así como se hubiera accedido al cambio de salón ante la incomodidad de que la niña afectada siguiera en esa aula, se hubieran evitado mayores quejas de parte de los padres afectados. Queda esa lección para las autoridades escolares de esa escuela y de la profesora.

---

A continuación contaré una situación de la cual he estado directamente enterada sobre un caso en una escuela que me dejó indignada, incrédula de que se pueda dar algo así y no se haga nada.

En una escuela primaria llamada Adolfo López Mateos, con clave 15EPR2685C una alumna de 6o. B comenzó a quejarse con sus padres de tenerle miedo a su maestra, llamada Alejandra (cuyo nombre ya aclararon, pero no pondré completo porque ya fue resuelto el asunto). Que la regañaba, que le hablaba fuerte, que se le acercaba mucho al hacerlo, que trataba igual de agresivamente a otros alumnos (como decirles que les tiraría sus cosas si no las guardaban), etc.  En otra ocasión incluso llorando contó que le había gritado y la había sacado a buscar libros prestados porque olvidó los libros de ese día (que sí, fue un descuido de la alumna, pero la reacción de la maestra le pareció exagerada a sus padres).

La mamá de esta niña fue a hablar con la maestra, la cual comenzó de inmediato a defenderse y le dijo que "ya quería hablar con ella desde hace tiempo" (cosa rara, porque nunca se comunicó con la mamá antes de que esta última le pidiera una reunión). Comenzó a culpar a la mamá de descuido con la niña, por esa falta de material y por otras situaciones (como que la mamá no podía estar presente todo el tiempo en la escuela porque trabaja para vivir). Afirmó que no había sacado a la niña, sino sólo la mandó a buscar los libros. Luego del encuentro (bastante desagradable) la mamá decidió darle a la situación una oportunidad más, esperando un poco de civilidad luego de la plática.

Al día siguiente la niña no pudo ir porque tenía tos y algo de fiebre (faringitis, según le diagnosticaría el médico). Tras algunos días de descanso y comenzar a tomar medicamentos fue a la escuela. La niña tenía tos aún, pues aún no hacían efecto completo los medicamentos. Pues la maestra, al parecer desesperada porque la niña tosía, le dijo, durante una lección de Ciencias Naturales frente a todos sus compañeros, que seguramente a ella no le habían dado leche materna porque no tenía anticuerpos y estaba así. Los demás niños, por supuesto, se rieron de ella y la niña se sintió, como le contó a sus papás, avergonzada.

Los papás acudieron, por supuesto, a hablar con directora (la cual se ausentó y dejó en su lugar a la subdirectora) y la maestra, para pedir un cambio de grupo para la niña, bastante indignados por la frase discriminatoria (por agredir a la niña por estar enferma) y agresiva contra la niña y hasta con la mamá (porque no tendría una profesora por qué meterse o inferir nada respecto a una situación familiar como si le dieron o no leche materna). No sólo no aceptaron sino que trataron, de nuevo, de pasarle la culpa a los padres por algunas situaciones escolares de la niña (como que a veces no entregaba alguna tarea o trabajo, o las faltas -que fueron por enfermedad-, en fin, diversas situaciones).

Esto, a pesar de que la maestra, con todas sus letras, admitió haber dicho tamaña barbaridad:

Los papás optaron por sacar a la niña de la escuela y buscarle otra alternativa escolar, pero me pregunto, ¿se vale que existan profesores así, que le digan frases así de agresivas y hasta discriminatorias a una niña? ¿Que ni siquiera se le amoneste? ¿Que no admitan al menos un cambio de salón? ¿Para quién trabajan en las escuelas los directivos: para los padres y alumnos o para los profesores y ellos mismos? ¿Se vale que quieran pasarle la culpa a la niña (diciendo que es temerosa y por eso le tiene miedo a la maestra cuando jamás le había temido a otro profesor antes)? ¿Que quieran echarle la culpa a los padres usando otras situaciones escolares cuando la frase se dijo y la situación ocurrió y las situaciones escolares son tema que sí, debe resolverse, pero no quita la gravedad de la frase y el hecho que sí se dijo? ¿Que quiera justificar con un "digo la verdad porque soy creyente", como si eso fuera un argumento válido y aparte, contraviniendo la idea de que la educación debería ser laica?

Y bueno, esperemos que la SEP (a quien llegará este relato) me contacte para pasarle todos los datos de la escuela donde ocurrió esto, no tanto por la niña agredida, que como decía, no está en esa escuela ya, sino por todos los niños que están ahorita en manos de esa persona que se dice buena profesora.

blog comments powered by Disqus
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+