Buscan despojarlo del hogar donde ha vivido 25 años





Foto (ilustrativa solamente): ulisse albiati via Compfight cc
Update 2: ¡Y cumplió su amenaza! La segunda persona que disputa que el terreno y la casa en que vive Jorge es suya le cerró la entrada con cadenas y candados. Pudo entrar con una escalera, pero hasta que no se ausentaron de la zona (lo cual ocurrió 8 horas después) no pudo salir de su casa. La policía apoyó para que no pudieran poner la barda, pero como las cadenas las pusieron cuando se habían ido, al regresar la policía afirmó que sin una orden judicial (que conseguía en el Ministerio Público, que abre hasta mañana martes) supuestamente no podían quitar las cadenas, casi se queda sin un lugar donde dormir. Finalmente consultó con una amiga abogada y entró en la casa que hasta ahora (hasta que no se resuelva el juicio) está en posesión.

Increíble a lo que llegan las cosas a veces cuando personas sin escrúpulos tratan de aprovechar que alguen no sabe mucho de leyes para tratar de quitarle una propiedad.

Update 1: Y como si no fuera suficiente el problema del caso que les cuento, las cosas se pusieron peor.

Hoy esta persona que les contaba el pasado noviembre me contactó para contarme que otra de las personas parientes de su fallecido tío abuelo, también con interés en quedarse con partes del terreno y la casa donde vive, se presentó en su casa intentando cerrarle el acceso con una barda al área donde vive.

Otra también tía (Alejandra, digámosle) afirma que tiene derecho a cerrar ese acceso al área de arriba de la casa puesto que de abajo ya se apoderó (con engaños, puesto que no ha mostrado ni un sólo papel legal) y que toda el área de abajo, incluídas las escaleras, son suyas.

Esta persona, aunque Jorge le adujo que hay un juicio testamentario en proceso, que en caso de querer cerrarle, él se quedaría adentro y entonces podría ser acusada de privación de la libertad, insiste en que lo hará, y que si no pudo este sábado, lo hará el siguiente.

La señora (de más de 60 años, ya con propiedades, ya posesionada del terreno de abajo sin nunca haber mostrado un solo papel que demuestre su propiedad) ahora quiere seguir con el resto de la casa donde vive este joven.

----
(Texto original publicado el 9 de noviembre de 2013).

Pareciera que en México todos los días nos enteramos de alguna injusticia, de algún caso de personas acusadas de un delito o siendo demandadas por un hecho que no cometieron.

Vemos caso como el del profesor Patishtán, o el retratado en "Presunto Culpable", o el de las jóvenes acusadas de asesinar a sus bebés cuando tuvieron abortos espontáneos, en fin, múltiples caras de la injusticia en este país.

Aparentemente nunca nos pasará a nosotros o a gente cercana o conocida, pero sí, finalmente sucede. Todas las proporciones guardadas, aunque no es exactamente como los ejemplos que describo, sin duda es una injusticia lo que voy a contar.

Ha llegado a mis oídos un caso que claramente es una muestra de la corrupción que puede existir en este país, y aunque no es un caso penal, sino todavía está en el ámbito de lo civil, podría convertirse pronto en una demanda penal y una peor injusticia de lo que ya es, por ello lo expongo aquí y espero que alguien (preferentemente un abogado/a) pueda ayudarles.

La familia que les cuento son dos hermanos, llamémosle Julia y Jorge. Cuando ambos tenían aproximadamente 10 y 2 años su madre cayó enferma: esquizofrenia. Siendo de pocos recursos no era posible internarla, por lo cual los dos niños tuvieron que vivir en una situación totalmente poco adecuada para desarrollarse en un ambiente normal.

Un pariente de los niños, tío abuelo por parte del padre (digámosle Roberto), cuando el niño tenía poco más de 3 años y ella 11, los acogió en su casa, les dio techo, cuidados, atención, ayuda en su educación, ya que el padre de los niños se la pasaba trabajando para pagar los gastos de ellos dos y los crecientes gastos de su esposa enferma y ni siquiera estaba mucho tiempo en casa como para darles a los niños mejores condiciones en las cuales crecer.

Pues bien, pasaron los años, el tío se convirtió, de facto, en un padre para ellos, los vio crecer, estudiar, trabajar. Les tomó cariño e incluso les prometió que les dejaría la casa (su único patrimonio) en el que los niños crecieron y que fue prácticamente la única casa que conoció el niño.

Sin embago, conforme avanzaba su edad, comenzó a sufrir lagunas mentales, olvidos, regresiones a épocas pasadas, problemas de visión, de oído, finalmente enfermó completamente y una pariente de los niños y sobrina del enfermo (llamémosla Sandra) se lo llevó a su casa con el pretexto de "cuidarlo en su vejez". Siendo enfermera no se sospechó nada de ella.

Cuando el tío Roberto falleció, Jorge, quien ahora vivía solo en la casa, no supo nada acerca de si hubo o no testamento del tío. Tampoco lo buscó, pues no sabiendo nada de leyes, creyó que si había un testamento alguien le avisaría tarde o temprano. Grande fue la sorpresa cuando, al animarse a ir a preguntar al notario que este joven sabía había llevado los asuntos diversos asuntos de su tío, éste le dijo que había un testamento pero NO podía mostrárselo.

Luego, la misma tía Sandra, que se llevó a "cuidar" al anciano enfermo, comenzó a acosar a Jorge y a decirle que la casa en la que vivía era suya, que se tenía que ir y a citarlo diversas veces ante el juzgado con diversos alegatos, con la amenaza de demandarlo por despojo, invasión, entre otros, además, de que la tía aducía que tenía un testamento que la hacía heredera, donde se afirmaba que el tío declaró que siempre vivió solo en la casa, nunca tuvo a ningún pariente, y por lo tanto por ello consideraba a esta tía como la única heredera.

Otras dos tías de Jorge, a quien el mismo anciano les había dicho que les dejaría otra parte del predio donde está la casa, pudieron encontrar un testamento previo a su enfermedad, sus problemas de olvidos y de lagunas mentales (el anciano por momentos incluso se olvidaba de en qué año estaba e intentaba ir a trabajar, a actividades que hacía 20 años antes). También pudieron ver y copiar el testamento que decía la tía y pudieron ver que la firma y todas las afirmaciones que estaban ahí eran falsas y muy probablemente se obtuvieron aprovechándose de la salud del fallecido, tan dispares eran a la realidad.

Finalmente esta semana concretó la amenaza la tía Sandra y está demandándolo civilmente (con la amenaza de luego hacerlo penalmente) a Jorge por supuesto despojo, por invadir la casa, por obtener un beneficio, por impedir el paso a la "legítima heredera" y varias cuestiones del estilo. Quiere que el joven (quien se dedica exclusivamente a cuidar a su madre enferma, quien aún vive) le pague daños, gastos del abogado, renta por el uso de la casa 'sin tener derecho a ello'.

Jorge sospecha, porque ha visto todo lo que ha hecho con tal de que le den la razón, que Sandra ha logrado avanzar tanto en sus pretensiones porque le pagó al notario del tío Roberto para ocultar el testamento real, al abogado que antes fue del tío para convertirse en abogado de Sandra, e incluso que está dispuesta a pagarle a quien sea necesario en los juzgados para ganar el caso.

¿Qué puede hacer él, viviendo de una muy básica pensión, cuidando a su madre, siendo su único guardián? ¿Se llegará a la injusticia de que lo demanden penalmente y lo metan a la cárcel por una casa que legítimamente debería ser suya según el testamento real, en la que ha vivido toda su vida, de la cual paga servicios y mantiene lo mejor que puede?

Este joven tiene testigos de que no invadió nada, de que ha vivido ahí toda su vida, de que su tío lo acogió a él y a su hermana (que ya no vive ahí puesto que está casada y viviendo en su propia casa y que no tiene interés en heredar nada, pero que tampoco quiere ver a su hermano demandado, quizá en la cárcel). ¿Qué hay que hacer para que no se haga una injusticia? Por supuesto, él ya buscó, desde que iniciaron las pretensiones de la tía, ayuda legal, pero al no ser de altos recursos no puede pagar un abogado que se dedique solamente a su caso, sino uno que atiende muchos casos porque cobra poco por ellos.

Si alguien pudiera ayudar, darle el teléfono de un asociación en Veracruz -donde está ocurriendo este caso-, por favor, contáctenme en el e-mail del blog detrasdemicristal@gmail.com Yo les puedo pasar los datos de este joven.

blog comments powered by Disqus
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+