El caso de los tuiteros "terroristas"





Update: La reacción de usuarios de Internet ante la detención de los tuiteros veracruzanos ha sido rápida. En blogs que leo dan diferentes puntos de vista sobre cómo se debió manejar esta situación, por ejemplo, aquí y aquí. Ojalá el gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte, analizara si la reacción que tuvo contra estas personas, cuya situación parece irse agravando, según leemos aquí, no es algo que debería reevaluar, porque (aunque pueda comprobar dolo e intención de crear terror como busca) en la opinión pública, la apariencia de autoritarismo da tan mala imagen como el autoritarismo real.

- - - - - - - 

En estos tiempos en que las redes sociales van ganando cada vez más influencia simplemente por la penetración que van logrando en México y el mundo, ver un caso como el de los tuiteros "terroristas" en Veracruz es preocupante.

Hubo dos versiones del hecho, una, la que dio a conocer el mismo Gobierno del Estado de Veracruz, que dos personas en particular iniciaron rumores para generar caos, por lo cual se les calificó de terroristas y se procedió a detenerlos. Por otro lado, están versiones como el diario Notiver o el recuento que hizo el blog La Chingada News, donde se afirma que la detención en tiempo récord fue injustificada, puesto que no se trató de actos intencionales para crear miedo, sino desinformación por un rumor generado por otra cuenta de Twitter que usó el hashtag #verfollow para "informar" de posibles ataques a escuelas, sin decir que era en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El problema es que, desgraciadamente e incluso si se comprobara dolo a las personas detenidas, la medida tomada por el Gobierno de Veracruz aparenta apresuramiento, como mínimo, y se puede pensar como un intento de censurar lo que ocurre en redes sociales. Esa aproximación, como sabemos quienes trabajamos en estas cuestiones, es la equivocada. No se trata de tratar de detener la ola de información que se genera en sitios como Twitter o Facebook, sino de tener un plan de comunicación completo que permita reaccionar ante crisis como la ocurrida en Veracruz y Boca del Río.

Cuando una entidad como el Gobierno de Veracruz se involucra en redes sociales su mayor potencial lo puede lograr no lanzando boletines de prensa como si se tratara de su página web, pensando en comunicar de forma tradicional, sino cuando se monitorea y pone atención a lo que está reflejando esa red social respecto a su entidad y contrarrestando la desinformación con datos claros y puntuales.

De tener un grupo de comunicación que manejara adecuadamente las múltiples cuentas relacionadas con el Gobierno de Veracruz en algo se podría haber podido bajar el impacto de cualquier rumor (malicioso o no). También, la posterior reacción debió haber sido de compromiso por parte del Gobierno de que sus cuentas en redes sociales dejarían de ser mero pedestal para hablar y más una forma de mantener a la gente informada de forma fidedigna de lo que ocurre o no en la entidad.

Es una lástima que más bien hayan recurrido a una detención apresurada. Ojalá estas personas que fueron detenidas se les lleve un proceso de forma rápida y justa, sin buscar "no quien la hizo, sino quien la pague". Si son culpables, por supuesto, que se les dé una sanción válida, de no ser culpables, que se les libere tan pronto como se compruebe esto.



blog comments powered by Disqus
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+