El machismo nos afecta a todos




Share

Quizá se deba a que en marzo se conmemora (que no celebra) el Día Internacional de la Mujer, pero este mes he encontrado diversas opiniones (tanto en línea como offline) sobre el feminismo.

Este movimiento ideológico y político (de acuerdo a la definición de la Wikipedia) a muchos parece molestarles al grado de atacarlo con toda la fuerza que les es posible. No sólo hablo de hombres, incluso de mujeres que se preguntan por qué algunas de sus congéneres hacen "tanto escándalo" para obtener "privilegios" cuando "la culpa" de todo la tenemos nosotras mismas.

Sin embargo, creo que muchos no distinguen que el feminismo tiene diversas corrientes, que dentro de ellas sí existe una corriente radical, pero eso no significa que todas las mujeres que nos llamamos feministas pidamos casi la desaparición o subordinación de los hombres a lo que dicen las mujeres, por el contrario, solamente poder gozar los mismos derechos (no ser iguales, no es lo mismo) y hacer de este mundo un lugar más equilibrado (con muchos beneficios para los hombres también).

¿Cómo podría beneficiar a los hombres pedir igualdad para las mujeres? Les puedo poner un ejemplo muy real con una situación de la que fui testigo recientemente.

Una persona que conozco está estudiando el doctorado en una institución pública mexicana de prestigio (no digo ni nombres ni dónde porque no quiero perjudicar a nadie ni satanizar a la institución completa, ya que es un problema de visión de ciertas personas). Esto lo hace con el fin de prepararse mejor y ya sea obtener mejores puestos en el mundo empresarial cuando salga del doctorado o, si las condiciones se dan, para continuar como investigador de tiempo completo y garantizar un futuro para él y su familia.

Por estudiar este doctorado obtuvo una beca que le paga esta institución, la cual le sirve para sostenerse aunque no trabaje. Para ello le piden estar todo el día en este lugar incluso aunque todavía no esté llevando alguna clase o realizando algún tipo de investigación relativa a su doctorad. Hasta ahí me parece muy justa la petición.

Sin embargo, debido a que el apoyo no es suficiente para poder sostener a la familia, la esposa de esta persona decidió volver al mundo laboral. Esto trajo algunas dificultades, como quién cuidaría a los hijos, ya que aún no están en edad para estar solos. El problema es que, en lo que encuentran un lugar donde dejarlos de tiempo completo, además de que una estancia infantil requiere dinero (porque ni él ni ella tienen seguridad social) que aún no reciben, ha tenido que faltar algunos días.

La postura de los profesores de esta persona es: "¿quieres estudiar o tener familia?". Esto implica que un hombre debe decidir entre la familia y su desarrollo profesional o no tendrá éxito. Supone también que la mujer es quien debe de encargarse de todo lo relativo a la vida familiar, aunque también tenga una vida profesional, que sea una labor necesaria para poder vivir mejor no importa, su papel es cuidando a los hijos.

Aquí es donde una postura de igualdad de derechos, verdadera igualdad de derechos, evitaría estas situaciones y condicionamientos que francamente me parecen extraños. Para empezar, comprender que una familia no es sólo responsabilidad femenina, sino de hombres y mujeres que la componen por igual. Por parte del Estado, establecer políticas que permitan que padres que DEBEN trabajar o realizar alguna actividad para sostenerse también tengan acceso a estancias infantiles públicas, incluso aunque no cuenten con seguridad social.

Otra manera de verdadera apoyar a las mujeres (y ya que tanto lo cacarea el gobierno actual, a las familias) es que exista suficiente oferta de opciones para el cuidado de los niños, ya sea en mayor cantidad de estancias públicas (gratis o a bajo costo) o crear incluso, como leía recientemente, un sistema escolarizado que esté acorde a los horarios que tiene el campo laboral, ya que los arcaicos horarios de 9 a 6 son, la mayoría de las veces, una ficción.

No se trata, en ninguna forma, de privilegios. Si se supone que se busca una mejor vida para la familia, si se supone que se está luchando por garantizar igualdad de derechos, entonces debería haber congruencia en los mecanismos para garantizarle el derecho al trabajo y una vida digna a todos por igual, hombres y mujeres. No puede ser que en pleno siglo XXI aún haya personas que expresen e impongan este tipo de pensamiento cuando ya no se puede vivir en la estructura de "hombres trabajan, las mujeres se quedan en casa".

Y esto es solo UN aspecto de las muchas cosas en las que las estructuras actuales relegan a un segundo plano a las mujeres. Además de este problema que expongo aún hay mucho que hacer con respecto a la violencia contra las mujeres, la discriminación laboral, la falta de garantías para un pago igualitario, etc.

Por esta razón y por muchas más es que un post no es suficiente para enlistar, el ser feminista no es más que pedir que, sin importar si eres hombre o mujer, tengas la posibilidad de educarte, ganarte la vida, vivir tranquilo, que se te respeten tus derechos y no se te pongan limitantes por ser de uno u otro género.

blog comments powered by Disqus
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+