Muere poco a poco el Metro



Les parecerá dramático el título de mi post, pero es una verdad que todos los usuarios de este sistema de transporte estamos viviendo en el Distrito Federal.

Hoy un usuario vivió una de esos momentos en que es notorio que las autoridades parecen estarle poniendo más inversión a las autopistas internas y el Metrobús, así como otros sistemas de transporte que un sistema que ha beneficiado a millones (sus estadísticas lo dicen, no yo): el Metro.

Un testigo directo del hecho (que me mandará fotos en cuanto pueda descargarlas) hoy martes entre 10 y 11 de la mañana cuenta que el metro se detuvo más de una hora en el andén.

Tras mucha desesperación y gente de plano saliéndose por las ventanas, un convoy tuvo que empujar al parado hasta la siguiente estación, Mixcoac.

Ante las quejas de los usuarios los mismos trabajadores del metro pidieron que se quejaran (de ahí este post) porque la falta de mantenimiento era la que estaba causando este tipo de situaciones.

No entiendo por qué están dejando morir a este sistema de transporte. ¿Sólo aquellos costosos y de relumbrón merecen atención? ¿Sólo en los que pueden cobrar cuotas por uso (como las "autopistas internas")? ¿De qué se trata? ¿No que el gobierno actual "ve sólo por el pueblo"? No lo creo, de verdad, cuando un transporte que usan en gran parte personas de bajos recursos está siendo tan descuidado.

Ojalá se dejaran de pretextos y de respuestas vagas ante lo que obviamente es una gran necesidad de la ciudad, porque este tipo de cosas ya son extremas.


50 años de estudios confirman que los hijos de madres trabajadoras crecen bien educados



Aunque este tipo de estudios se me hacen nada más una confirmación a un hecho, vale la pena bloguear acerca de un artículo publicado en la revista TIME.

El texto resume que 50 años de estudios confirman que que los hijos de madres trabajadoras no resultan afectados negativamente por el hecho de salir a trabajar.

Esta revisión se enfoca en aquellas madres que regresan a trabajar antes de que los niños tengan 3 años y concluye que no tienen peores problemas de comportamiento que aquellos niños cuyas madres permanecieron en casa.

De hecho, en algunos casos les fue mejor. El estudio apareció en el Psychological Bulletin y revisón 69 estudios entre 1960 y 2010.

Los investigadores se enfocaron en resultados académicos y de comportamiento y encontraron poca evidencia que sugiera que las madres que trabajaron a tiempo completo o parcial tengan hijos con problemas más tarde en su vida.

Además, hubo una relación positiva entre madres trabajadoras y niños bien educados: los niños cuyas madres trabajaron cuando ellos tenían menos de 3 años más tarde tuvieron mayores logros de acuerdo a sus profesores.

También encontraron que estos niños tenían menos problemas de ansiedad y depresión.

La única desventaja fue que las madres de niños cuyas madres trabajaron en el primer año de sus vidas tendía a tener menores calificaciones académicas que aquellos de las madres que no lo hicieron. Sin embargo, los niños cuayas madres estaban empleadas cuando los niños tenían más de un año y hasta los 2 tuvieron mayores calificaciones que los niños con madres que se quedaron en casa

El debate acerca de las madres trabajadoras muchas veces se enfoca en las madres de altos ingresos y con estudios universitarios. Pero la mayoría de las madres trabajadoras tienen pocas opciones y deben trabajar para ayudar o mantener a la familia, especialmente en las que sólo tienen una persona a cargo de la familia.

Pero el estudio encontró que los niños de madres trabajadoras les va mejor que a aquellos que no.

No es sólo el dinero extra que las madres traen a casa lo que ayuda a los niños, aunque sí es un gran factor. Otro estudio sugiere que una madre trabajadora les da un ejemplo positivo acerca del valor del trabajo duro y disminuye otras causas no económicas de estrés en la familia.

En un punto de vista muy personal, creo que se trata de darle reglas, estructura y base a los niños (cosa que es complicado lograr ya sea que estés o no en casa). Si en un hogar no existe esto, aunque se quede toda la familia en casa no tendrá el menor éxito con los niños.

También creo que para educar a los niños no todo se le debe dejar a un solo miembro de la familia. Muchas mujeres mexicanas saben esto y se apoyan en sus esposos, sus propias madres, en parientes cercanos, en personas de confianza para cuidar a los niños cuando ellas no están en casa. Pero se necesita un cambio más profundo de actitud, como tomar un papel activo y no de "cuidador sustituto" de los niños (hablando de aquellos padres que en estos tiempos no se involucran en nada relativo a la crianza).

Y es que no se puede negar que las mujeres ya no pueden darse el lujo de no aportar monetariamente al hogar, así que en una familia no se pueden tomar posiciones simplistas de "las mamás cuidan a los hijos / los papás salen a trabajar".

Y ante estos cambios debería, según mi idea, haber un poco más de visión social para que los niños de futuras generaciones sean bien educados. Dejar de culpar y comenzar a ayudar sería mucho más efectivo para lograr una mejor sociedad.

¿No tienes un hombre, no vales nada?



El título de este post, por supuesto, es una forma de crear cierto shock en el lector. El mismo shock que yo sentí el domingo que leía una ¿nota?, ¿reseña? (jamás supe) en CNN México de una mujer escritora, con un grado de Doctorado (lo averigúe posteriormente) que tiene con todo y estos logros tiene la desgracia de ser soltera.

Desde el título y la foto de este texto ("Bella, encantadora, talentosa, ¿por qué todavía soy soltera?", ilustrado con una mujer entre 45 y 55 años, sola en un restaurante, mirando un menú, oh, tragedia) me causó el efecto que sería ver consejos de los años cincuenta en pleno siglo 21.

Porque la idea de este libro no es, como se dice hoy en día, empoderar a las mujeres que lo lean, darle armas para responderle a la gente metiche, insultante y de mente cuadrada que todo el tiempo acosa a las mujeres que son solteras con frasecitas como ""¿Cómo es que una mujer tan atractiva y brillante como tú no está casada?".

El artículo comenzaba muy bien, dando a entender que lo que se esconde tras estas palabras es un insulto cortés, como dicen en Twitter, es decir, palabras bonitas que ocultan en realidad una visión de la persona bastante distorsionada, por ejemplo, en este caso sería cómo una mujer atractiva y brillante está sola, cómo tiene ese terrible castigo, seguramente algún defecto de la personalidad, algún problema con su forma de ser o de comportarse debe haber, ¿no?

Desgraciadamente la gente es así, y no hablo de cualquiera, hablo de padres, madres, hermanos, familia en general la gente cercana y que más poder podría tener sobre sus emociones -si la dejas, claro- es la que casi siempre ataca a las mujeres solteras con el constante "¿cuándo te casas?"

La autora del libro propone una solución simplista en extremo, simplemente decir "simplemente no me ha pasado aún". Es decir, a este tipo de ataques muchas veces groseros y despiadados se le responda que uno no ha tenido suerte, pero que ya llegará la persona adecuada.

Es decir, volver a lo mismo, DEBE de llegar una persona. Porque una mujer no vale por sí misma, no puede, como cualquier hombre que así lo elija, vivir soltera y feliz toda su vida, no, eso es antinatural, claro (por si no se notó, esto último es sarcasmo).

¿Que no estamos, realmente, en el siglo 21? ¿Quién dice que una mujer para vivir feliz TIENE que casarse, TIENE que tener hijos? Presuntamente las mujeres hemos logrado todo tipo de conquistas, excepto el de la elección personal de no ser consideradas más o menos por el hecho de tener un anillo en el dedo o un papel firmado en un registro civil.

Ahora, si realmente fuéramos independientes como pregonamos entonces comenzaríamos a entender que para ser felices primero debemos entender qué queremos nosotras, seres individuales, no que quieren los demás (esa gente que nos presiona, por ejemplo) y que casarse no es la panacea ni la forma infalible para dejar de sentirse vacía (si es que es lo que te orilla a "pescar" a un hombre) sino que será la forma perfecta de que dos personas se acompañen en su miseria.

El casarse, aún en las mejores condiciones, no arregla nada. Tener una pareja genera, sí, cierto nivel de bienestar, pero también genera multitud de problemas, retos, circunstancias difíciles. No sólo debes lidiar con tu propia falibilidad, con tus momentos débiles, con tus ideas y pequeñas manías, sino las de una pareja que quizá no esté en el mismo canal que tú cuando tú estés triste, deprimida, desganada o al contrario, que estará en el peor de los humores cuando tú te sientas con ganas de armar una fiesta grande.

¿Cuándo, cuándo dejaremos las mujeres de tragarnos el tonto cuento de Disney de "y vivieron felices para siempre"? Noticias: eso no existe. La felicidad es un cuadro puntillista: tonalidades claras, tonalidades oscuras que al final hacen un cuadro hermoso, sí, pero mientras lo tienes cerca es un reto ver el panorama completo y no tirar la toalla. Y hay veces en que el cuadro no es tan hermoso y debes de aprender a dejar ir lo que en verdad no va a funcionar.

Yo digo que una mujer podría ser feliz viviendo soltera toda su vida si dejara de tratar de imponerse los estándares de otros, si quisiera realmente, verdaderamente, vivir su vida con plenitud sin importarle si lo hace sola o si en algún momento de la vida va a tener "suerte" (como si estar soltera fuera "mala suerte") o no.

Quiero creer que más mujeres están comenzando a entender esto, a ser ellas, a ser una misma, a valer por lo que son simplemente, no por un estado civil.

Decisiones absurdas




Soy usuaria del transporte público de esta ciudad. Lo abordo diariamente y puedo decir, además, que lo hago en condiciones difíciles. Primero, tengo que transportar diariamente a 2 niños menores de 7 años una distancia respetable (de Avenida Revolución a una zona cercana a la línea azul, a la altura más o menos de Chabacano).

Así que por eso me cuesta mucho trabajo entender y de hecho quisiera que alguien me explicara por qué Marcelo Ebrard (el actual Jefe de Gobierno del DF) y sus predecesores (Andrés Manuel López Obrador, por ejemplo) se han dedicado a hacer segundos pisos, autopistas internas, una línea del Metrobús más, otra línea del Metro y no a mejorar el transporte público que ya existe y que usan actualmente millones de personas.

Conozco varios de los transportes colectivos de esta ciudad, Metro, Metrobús, autobuses urbanos. En todos ellos existe una saturación impresionante, fallas mecánicas de no creerse y totales desventajas para gente que tenga algún tipo de dificultad al transportarse (personas de la tercera edad, personas con capacidades diferentes, embarazadas y niños).

De esto último tampoco le echo la culpa completa al Gobierno del DF, que no refuerza de ninguna forma el que quienes necesiten asiento y mayor seguridad cuenten con ella. La otra mitad de la culpa la tiene el total egoísmo que muchas personas que no tienen ninguna desventaja muestran al usar el transporte (y, aunque parezca extraño, no hablo de los hombres, sino muchas veces de lo que pasa en las áreas de mujeres).

Tenemos el caso de hoy: íbamos dos mujeres paradas, con niños en brazos, y solamente cuando una señora de edad avanzada bajó en su estación pudo una de nosotras sentarse (las más cercana a ese asiento). Mi hijo se durmió en mis brazos y nada, nadie de las otras mujeres menores de 60 años que teníamos alrededor me cedió el asiento, por supuesto. Me pude sentar cuando la primera señora con niño ya bajaba y me llamó.

Unos minutos después subió otra señora con un bebé muy pequeño en brazos, por lo que no tenía siquiera una mano libre para sujetarse. Pidió directamente que le cedieran el lugar y la mujer más cercana a ella (también, menor de 60, sin ninguna discapacidad) no le quiso ceder el lugar porque iba "muy cansada" y "de estación a estación". Afortunadamente yo ya me bajaba en la siguiente parada y le di el lugar.

Esta es una de las consecuencias, por supuesto, de la mucha demanda y la poca oferta de transporte que aún existe. En el futuro se puede pensar que estas obras ayudarán a mejorar las cosas pero ¿no se puede al mismo tiempo hacer algo con lo que ya está en crisis?

Por poner algunos ejemplos, ¿por qué no añaden más trenes en el Metro? ¿Por qué no reparan las fallas en las líneas que causan constantes paradas, apagones, retrasos? ¿Por qué no se agregan más autobuses en las líneas ya existentes de Metrobús? ¿Por qué no hacer corredores de transporte público, en las vialidades que cuenten con varios carriles para poder dedicarle uno a autobuses, otro quizá a transportes como tranvías y de otros tipo, etc., mejorando la flota que ya existe y aún funciona, retirando la que no y no como ahora, que los autobuses urbanos parecen ser dueños de la calle, sin orden, generando tráfico y problemas realmente impresionantes?

¿Es que no pueden con estos problemas? ¿O es que con las obras pueden disimular mejor la salida de dinero de las arcas públicas? Todos los días me lo pregunto cuando tengo que pasar ésta y otras situaciones como la que antes contaba y que sé que muchas otras personas más pasan. Se me hace un total desequilibrio dedicarse sólo a obras nuevas y olvidarse de lo demás, no importando que lo que ya existe colapse.

Por qué no debe importarnos el estándar de belleza



Hace unos días en Twitter compartí una nota que leí en la versión en línea de Newsweek, llamada "¿Por qué no me importa el estándar de belleza?", escrito por Raina Kelly.
En su artículo explicaba sus razones para ello, para empezar, que de acuerdo a ese estándar de belleza impuesto por otros, ella nunca sería hermosa. ¿Por qué? Porque para ser bella, según la cultura occidental, se debe ser una persona de raza blanca, joven, delgada, de largo cabello lacio. Ella, como una mujer de raza negra, con curvas, cabello rizado, sólo podía aspirar a moderadamente atractiva.

El punto que me agradó en su artículo es su afirmación de que no debemos preocuparnos por esta imposición de la cultura moderna porque a cada momento el estándar cambia, de acuerdo a personajes de la moda como Ralph Laurent, que probablemente escogerá, junto con sus colegas, un esquema en el que la mayoría de la gente no entrará.

Igualmente, y por mucho que nos quieran hacer creer que no hay lugar par quienes no lucimos como modelos de revista, hay oportunidades para todos en este mundo, es cuestión de no rendirse y buscarlas. La autora ironizaba que a pesar de no entrar esa forma de vivir, se graduó de Yale, obtuvo un empleo y "milagro de milagros", se casó y tuvo un hijo.

La autora dice que todas las mujeres que conoce (mujeres inteligentes, creo yo) han llegado a la conclusión de que su autoestima no puede estar ligada con quinceañeras "Photoshoppeadas" en portadas de revista. En principio, porque si las mujeres ocupamos todo nuestro tiempo obsesionándonos por cómo lucen, perderemos las oportunidades de ser mejores en diversos campos.

Claro, la idea no es dejar de verse presentable como para poder avanzar en el ámbito profesional (una persona que cuida su aspecto da a entender al entrevistador que cuida los detalles, por ejemplo). Pero es un hecho que tenemos que ser más decididas y entender que convertirse en una rubia despampanante no es la única forma de avanzar. Aunque la gente te vea de x manera, sea cruel, sólo se puede hacer una cosa: defenderse o ignorarlos.

No se puede vivir la vida pensando en cómo lucir atractiva a toda costa, cómo evitar que el tiempo haga lo que lo que es natural, cuando se puede estar luchando para tener otras conquistas en tu vida personal, laboral, en obtener cosas buenas para otros. Desde ese punto de vista, obsesionarse y entrar en ese juego es, además de profundamente egoísta, una batalla que al final no se va a ganar. Además, una vida volcada solamente al aspecto se puede volver muy vacía. Como dice la autora, siempre será preferible al final, en el lecho de muerte, sonreír orgullosa por todo lo que se logró en la vida y no porque se llegó a la ancianidad sin celulitis.

Les recomiendo, aparte de leer el artículo (del cual comento lo que más me gustó) ver el video que está al final, tiene muy buenas estadísticas sobre los prejuicios y parcialidad que existe entre empleadores hacia la gente considerada atractiva. Exactamente contra esos prejuicios es contra lo que creo hay que luchar.



Enhanced by Zemanta

Acusan a Televisa de racismo... desde EU



Share

TelevisaImage via Wikipedia

Desde que comenzó el Mundial de Futbol no he visto un solo programa especial, ni de Televisa ni de TV Azteca sobre este evento deporte. No lo he hecho porque, aparte de no ser aficionada al futbol, mi experiencia como televidente con cualquiera de estas televisoras siempre ha ido del desprecio al asco.

Esto último me pasó con lo poco que, en un momento de despiste en que la televisión terminó en el canal 2, presencié el tipo de programa presentado por Televisa: extras pintados como presuntos negros con labios blancos, como si hubiéramos regresado a la representación racista de la gente de raza negra en los años 20's. Me sentí asqueada y un segundo después ya estaba cambiándole de canal.

Y hoy por fin leí un artículo en el que alguien critica a Televisa por este anacronismo. Mi decepción es que no se trata de nadie en México, sino del diario Los Angeles Times, como lo reporta el periódico El Universal  (http://www.eluniversal.com.mx/notas/693533.html).

Es indignante, sin duda, pero lo peor es que ésta no es la primera vez que Televisa muestra su racismo. De hecho, parece que su política durante años ha sido perpetuar todo tipo de racismos, estereotipos y clasismos.

Actrices, actores y comentaristas destacados tienen que cumplir cierto perfil físico y de raza para estar ahí. ¿O acaso han visto alguna vez a algún indígena en la platilla de Televisa?

Las mujeres en sus "taranovelas" son las típicas víctimas de las circunstancias, a las que siempre sacará de su infelicidad un hombre, no hay forma que ni los personajes secundarios elijan otra forma de ser felices que tener una pareja. Es decir, las mujeres para Televisa son inútiles si no tienen un hombre al lado.

Y ni siquiera hablemos de minorías como los homosexuales o lesbianas, como los personas con capacidades diferentes, como tantos y tantos diferentes tipos de mexicanos que no son representados en las pantallas de ese monopolio televisivo. No hay cabida para nada que no sea delgado, atractivo, tendiente a lo caucásico en sus pantallas.

Por esa razón desde hace años elegí conscientemente dejar de ver cualquier cosa que produzca Televisa. No apruebo la idiotez que se ve en todos sus contenidos y como mi cerebro tiene mejores cosas que hacer que contaminarse con sus mensajes, abiertos o velados, sobre lo que es aceptable y lo que no, paso. Espero que algún día todos los demás noten lo que tuvo que reportar un diario en EU, porque en México la crítica a este tipo de cosas es prácticamente nula.



Enhanced by Zemanta

Luto por Kike



Share




Update 15 de junio 2010: Me entero con mucha tristeza que el niño Enrique Galván Benítez fue encontrado muerto el viernes 11 de junio pasado. No estaba enterada debido a que no he tenido Internet en casa tras mi mudanza, pero desde aquí mando mis condolencias a la familia del pequeño, que debe estar pasando momentos muy difíciles. Descanse en paz el pequeñito.










------

Update: Ya hay nota con más detalles en El Universal donde se menciona este blog, de ahí corregí el dato del abuelo. Uno de los abuelos, por cierto, es músico de Carlos Cuevas (@carlos_cuevas), él también ayudó en Twitter a pedir ayuda para su localización. ¡Qué bueno que ya se va difundiendo más!

---

Update: Hoy vi otro cartel con más información del niño extraviado el sábado 8 de mayo, por lo que decidí copiarlo y ponerlo aquí.

El pequeño se llama Enrique Galván Benítez, vive en la Unidad Habitacional López Mateos en Cuautitlán Izcalli, tiene 2 años y se extravío cuando su abuelo sufrió un ataque epiléptico y perdió la conciencia.

Según algunas personas que informaron a la familia mientras lo buscaba, al parecer lo vieron con una mujer vestida de amarillo en la colonia Bellavista (mapa en la Guía Roji) y mapa en Google (abajo) del lugar donde se extravío.

Además de los teléfonos que se estaban dando inicialmente y que decidí retirar para que no molesten a la familia (yo llamé a uno de ellos y me contestó la mamá del pequeño, Tania) se están dando en la PGR los siguientes números 53 46 42 68 y 53 46 42 67. y del interior de la República 01-800-00-252-00 sin costo.

---
Hoy a mi marido y a mí nos tocó escuchar una historia triste en el municipio donde vivimos.

Estábamos en la calle cuando una señora comenzó a pegar cartelones con la fotografía de su hijo, extraviado ayer (sábado 8 de mayo de 2010).

Al parecer el abuelo del niño (de 2 años) salió con él, pero desgraciadamente padece ataques epilépticos y tuvo uno. Cuando se recuperó del ataque, el niño ya no estaba.

El pequeño se perdió por la colonia Bellavista, en Cuautitlán Izcalli (mapa en la Guía Roji) y mapa en Google (abajo) del lugar donde se extravió.

Nota: En el caso del mapa de Google, aunque el marcador está más abajo, la colonia corresponde a las calles que dicen Sta. Teresa, San Juan Atlamica, etc. y de esas calles hacia abajo, hasta donde está el marcador (Río Lerma Nte).

Arriba les dejo el cartel que está pegando esta mamá, si alguien vive en Cuautitlán Izcalli y llega a ver al niño, ahí están los teléfonos de contacto.




View Larger Map


Verdaderos cambios por las mujeres



Share
Increíble fue hoy ver y escuchar, vía Ustream, la plática sobre Mujeres en Democracia, organizado por Propuesta MCD ((Movimiento Ciudadano por la Democracia).


La plática fue acerca de las condiciones que viven hoy día muchas mujeres en este país y en el mundo. Datos como que el apenas el 1 por ciento de las mujeres cuentan con patrimonio propio y que 50 por ciento de las mujeres sólo se encargan de su hogar (no estudian, trabajan o tienen otras actividades), son sorprendentes en pleno siglo XXI.

En este segmento participaron Margarita Guille Tamayo, hablando de "Más mujeres al Poder", Nadia Sierra Campos, del grupo Las Insurgentes, y otra ponente cuyo nombre no alcancé a escuchar, con su plática de "Autonomía, Empoderamiento y Autogestión de las mujeres".

Datos impresionantes acerca de las mujeres que viven situaciones de marginación como que apenas 30 por ciento de las mujeres con empleo, por ejemplo, no tienen seguridad social, que hay más mujeres que son madres analfabetas que madres que tengan un empleo, que esas mujeres que no estudian o trabajan (no por elección, como decía en el post anterior, sino por pobreza o falta de oportunidades) son las que educan a todos los niños en México.

¿No deberían los políticos, tan "preocupados por la familia", enfocar todos sus recursos a atender a esta mitad de la población tan marginada, que en la práctica es quien se encarga de sacar adelante a la familia? Dar los recursos para que estas mujeres cuenten con formas de trabajar, de estudiar, que no sólo sea demagogia y moda lo que dicen, sino que se traduzca en acciones reales.

Ya en un artículo en el suplemento a propósito de Hispanic.LA decía que no se trata solamente, por ejemplo, de criminalizar a las mujeres que decidan controlar su vida y su cuerpo con un aborto, sino ofrecer medidas útiles y reales para evitar en primer lugar que una mujer llegue a esos extremos.

Lo mismo ocurre en todas las políticas públicas que atañen a las mujeres: no se trata de ser paternalista y simplemente victimizar a las mujeres o hacerlas clientas de los programas sociales que las hacen un grupo a la mano para que voten por tu propuesta cuando sean elecciones. Se trata de crear políticas públicas que realmente ayuden a esas mujeres a crecer, salir adelante, ya sea solas o con sus parejas, y que si son cabeza de familia, puedan vivir dignamente con sus familias y quizá ayudar a otras mujeres.

Hay que cambiar la visión de que las mujeres sólo son consideradas como sujetas de derecho en lo que se refiere a su función biológica como madres (como lo plantea, desgraciadamente, la Ley Federal del Trabajo). Igualmente, dejar de cargarle todo el peso de la educación y cuidado de los hijos a las mujeres y darles a los hombres la posibilidad de pedir permisos y tiempo cuando se necesite su presencia en situaciones familiares (desde ir a dejar a los niños a la escuela y guarderías, acudir a eventos especiales, atenderlos cuando su esposa no pueda) sin despreciarlos o castigarlos por querer involucrarse en la familia (como también escribí aquí.


Me pregunto si, en estas fechas de tanta apología a las madres y también en las fechas del Día de la Mujer más bien no deberian de promoverse acciones tanto para ayudar a todas esas madres pobres, analfabetas y sin empleo que hay en este país o a las mujeres que no son madres, pero que también padecen acoso sexual, marginación, falta de oportunidades, machismo en general porque ellas son parte de esta sociedad y quienes muchas veces pueden hacer cambiar su entorno. ¿Qué vamos a hacer al respecto?

Mujeres sin aspiraciones




Share



Hoy en una conversación con una compañera de trabajo caímos en un tema que a ambas nos sorprendió que siga ocurriendo. El tema es que, en pleno siglo XXI, aún existan mujeres que no aspiran a nada.

No hablo de quienes no pueden hacer otra cosa que llevar su rol tradicional de amas de casa/madres/esposas, sino de aquéllas que podrían realizar actividades alternas a estos roles, trabajar, salir, aprender y sin embargo, no quieren.

I know I'm sometimes slow on the trend uptake,...Image by colorblindPICASO via Flickr


Quienes no tienen recursos para salir de su hogar, para estudiar algo nuevo o verdaderamente viven en situaciones de dependencia total de sus maridos, incluso padeciendo violencia intrafamiliar que les impide aspirar a más, realmente tienen una justificación para resignarse a no buscar más allá de sus hogares ninguna superación.

Pero existen también mujeres que por elección viven por y para su limpiar una casa, viven por y para hijos, sin salir, sin aprender nada nuevo ni siquiera en sus tiempos libres, ni siquiera en su propia casa, sin crecer como personas. Son las típicas personas que no conversan mucho porque no tienen tema de conversación, porque no saben qué está pasando en el mundo, cuyo único tema son los hijos, el hogar, los chismes de su entorno cercano o de revistas de celebridades.

Esto que describo no creo que sólo pase en una clase social, creo que existen estas actitudes desde el estrato económico y social más bajo hasta los círculos sociales más exclusivos.

Verdaderamente, ¿qué les sucederá a estas mujeres volcadas hacia sus hijos cuando estos, obviamente, crezcan y dejen la casa? ¿Qué sucederá cuando se aburran de ser amas de casa/amas de llaves del lugar que habitan, sea una casa pequeña o una mansión? ¿Cómo las verán sus maridos en unos años cuando vean que no pueden hablar con ellas de nada relevante, sólo de lo trivial que ocurrió en su día?

Son mujeres que ni siquiera es que quieran ser las mejores madres del mundo, no, porque ni siquiera tratan de darles a sus hijos las herramientas para ser cada vez más independientes y libres, sino aquéllas que quieren controlar hasta el más mínimo detalle de la vida de sus pequeños (y no tan pequeños), desde cómo se visten, qué comen, qué juegan, qué calificaciones tienen, qué vocación deben de seguir.

Son las que no dejan que al hijo o hija les dé el aire, que no los dejan ensuciarse, correr, trepar, experimentar, porque algo les puede pasar si no se ven siempre perfectos como niños de revista (sin darse cuenta que esos niños de revista son una creación irreal, porque un niño normal no permanece perfectamente limpio y bien portado siempre).

Tampoco les hacen ningún bien psicológica o intelectualmente a sus hijos cuando no pueden aportarles nada a su desarrollo, ya que si su curiosidad como personas por la vida es nula y su interés por poner algo en la masa de neuronas que tienen en la cabeza también, por supuesto que no le podrán enseñar nada de valor a un ser humano en desarrollo. Estas personas son, tal como lo dice la frase, cabezas huecas.

Es triste que haya mujeres que puedan lograr grandes cosas, para sí mismas y para los demás, y decidan usar su vida entera sólo en cuestiones que a veces no tienen permanencia, como ya dije, no porque no tengan los recursos para salir, sino porque están instaladas en su total comodidad, que les es más fácil la apatía y la falta de retos.

Como me dijo una amiga, las mujeres podemos ser motor de cambio, ya sea a nivel personal y cercano o en un círculo más amplio, incluso cambiar una comunidad completa. Cuando una vida completa se desperdicia porque no hay entusiasmo de lograr algo ni a nivel personal siquiera, la verdad es que se me hace que esa persona está gastando oxígeno y recursos que muchas otras sí aprovecharíamos.



Reblog this post [with Zemanta]

Resentimiento social




Share


Antes de comenzar este post quiero advertir que esto es meramente una reflexión que no pretende ser la verdad absoluta, es únicamente la observación de algunas situaciones que me hacen pensar que quizá lo que voy a escribir es parte de las razones por las cuales México está viviendo momentos tan difíciles, con el narcotráfico y la delincuencia a la alza.

No quiero caer en fatalismos, pero me parece que una de las razones por las cuales muchos mexicanos optan por adentrarse al mundo del narcotráfico es por resentimiento social.

Estoy hablando de que, mientras un grupo de mexicanos tiene todo tipo de privilegios y posibilidades para tener un futuro prometedor, otro grupo de compatriotas simplemente no puede acceder muchas veces ni a lo más básico.

Por ejemplo, un niño de clase media baja o baja que acuda a una escuela pública, a menos que los profesores que ahí trabajen estén verdaderamente comprometidos con su vocación, difícilmente tendrá la misma educación que aquél que tenga los recursos para ir a una escuela privada exclusiva.

Posteriormente, esta misma persona no tendrá acceso a las mismas oportunidades laborales que una persona que tuvo la mejor educación. Además, a esto se suma casi siempre que quienes cuentan con los recursos para recibir capacitación de primera muchas veces ya tienen ventajas anteriores, como una familia de buenos ingresos, con un nivel social más allá de la clase media, con influencias en un amplio grupo social.

Así, al andar por la vida, será bastante complicado para quien vive situaciones de desventaja lograr lo que alguien que ya va adelantado en la carrera.

No digo que no haya personas que logren superar sus condiciones sociales, es posible, pero muchas veces se tienen que remontar muchos obstáculos para hacerlo, algunas veces incluso una cierta actitud de quienes ya están en situaciones privilegiadas de cerrarle las puertas a quienes no provienen "de su círculo".

Quienes no logran ir más allá de estas situaciones, además, si ya tienen situaciones añadidas como violencia intrafamiliar, familias disfuncionales, etc., seguramente generarán un resentimiento por el hecho de no poder lograr muchas veces los satisfactores mínimos para vivir y ver muy lejos todo lo que nuestra sociedad de consumo ofrece.

¿A quién puede echarle la culpa alguien así? Por supuesto que a la misma sociedad que no encuentra los mecanismos para ofrecerle una mejor vida a los millones de personas que viven esta realidad. Su opción a veces parece ser única: la delincuencia, el crimen organizado, el narcotráfico.

No estoy, por supuesto, justificando todo esto, poniéndolos como víctimas, porque una vez enrolados en este tipo de estilos de vida, si así puede llamárseles, dudo que den marcha atrás o se arrepientan. Sin embargo, sí creo que quienes vivimos en esta sociedad deberíamos de dejar de mirar hacia el ombligo y mirar un poco más hacia los demás.

Un ejemplo, quizá un poco sentimental, pero real, de lo que puede pasar cuando alguien privilegiado deja de ser egoísta y le tiende la mano a los demás, lo constituyó una historia que a mí sí me conmovió, la que retrató el director John Lee Hancock en "Un Sueño Posible" (The Blind Side), sobre una mujer, madre de una familia verdaderamente privilegiada, que le tendió la mano a un joven afroamericano sin familia ni recursos y logró grandes cosas (aquí el trailer):



Si una persona puede hacer un cambio así en una vida, ¿qué no podremos hacer muchas en este país, tratando de ayudar, en mucho o en poco, en lo que podamos, a los demás? Debemos de dejar de "ver por nosotros mismos" nada más y ser un poco más de los que abren los ojos para darse cuenta que hay personas más allá.

Dejar que el mundo gire a veces no es la mejor respuesta y no creo que lo sea para solucionar tantos problemas como los que estamos viviendo hoy. Ya otra gente fue indiferente y estamos viviendo las consecuencias.

Fuerzas en lucha por México




Share

Es interesante el análisis que hace Thomas L. Friedman en su artículo del NYT de ayer 1 de mayo sobre la situación que vive México y qué es lo que podría hacerlo cambiar en el futuro.

Además de hablar de los problemas que ya todos conocemos (el narcotráfico y la forma en que está copando todas las esferas de la vida de los mexicanos), explica también que él ve 3 grupos que están en una pelea para modificar el futuro del país.

Los llama "los Narcos", "los Nos" y "los Naftas".

Topography of the United Mexican StatesImage via Wikipedia


Los Narcos, obviamente, son los carteles de drogas que están atacándose unos a otros para tener el control y que están desafiando al estado para tener el control de las ciudades.

Por otro lado, están lo que él ve como 2 tipos de clases medias. La primera, la que vive bien gracias a la explotación del petrolio exportado por Pemex, lo cual provee el 40 por ciento del presupuesto del gobierno. Ese presupuesto, afirma, sostiene a una red de salarios y subsidios a sindicatos de profesores, trabajadores electricistas, sindicatos de campesinos, empleados de gobierno y empleados de Pemex.

A este grupo lo llama "los Nos" porque son quienes se oponen a cualquier reforma que tenga que ver con privatizar las empresas públicas, como Pemex, abriendo sectores como la electricidad o el petróleo a inversionistas extranjeros o competencia doméstica, así como atraer mejores prácticas en la educación, donde el control de los sindicatos ha mantenido la educación pública entre las peores del mundo.

Sin embargo, también habla de otro grupo, una clase media que está ahí por sus méritocs. Son quienes llegaron del campo a trabajar en industrias alentadas por el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

Esta clase media es la que quiere lograr salir de la pobreza. De acuerdo a un estudio de Luis de la Calle, mencionado por Friedman, esta clase media busca cambios en el status quo para lograr mejorar sus condiciones de vida, mientras que la de "Los Nos", que ordeñan literalmente los recursos que obtiene el gobierno mexicano, son los que se oponen a estos cambios.

Así que Friedman afirma que en el momento que el fenómeno de la baja en la producción de petróleo se una al hecho del creciente empuje de la clase media "meritocrática", se verá una verdadera reforma en México, pues "Los Nos" no tendrán los recursos para mantener su situación y "Los Naftas" demandarán y lograrán las reformas que permitirán realizar su potencial.

Espero, sinceramente, que este análisis sea cierto, así como que los cambios ocurran pronto, de manera pacífica y con un enfoque que beneficie a la mayoría, no a la minoría que verdaderamente parece que se ha apoderado de este país, tan rico que aún no logran acabárselo.



Reblog this post [with Zemanta]

Por qué voy a dejar de dar FF... un tiempo






Share


Como quienes usan Twitter desde hace algún tiempo saben, los viernes se generó una costumbre (en forma de hashtag) llamada #FollowFriday o #FF (o ViernesDeSeguir o de Recomendar) que es una forma en que algunos usuarios le recomienden a otros gente interesante que leen en su timeline.

Image representing Twitter as depicted in Crun...Image via CrunchBase



Esto se hace con el fin de que cada persona conozca a gente nueva, diferente, con ideas afines (o quizá no) pero que le hagan interesante el timeline y abrirse horizontes posiblemente (a veces uno no sabe a quién seguir entre tanta gente que hay en Twitter).

A mí esta costumbre sí me gustó en principio, pero actualmente, que tengo 3607 seguidores (al día de hoy viernes 23 de abril) y sigo a 3291, se vuelve difícil, si no imposible, hacerle justicia a todas las personas que sigo y me siguen.

En primer lugar las personas que añadí a mi timeline están ahí por una razón concreta, ya sea que al leer su timeline me hacen reir, reflexionar, tienen ideas frescas y me hacen aprender cosas nuevas, incluso abrirme a ideas que no me habrían pasado por la cabeza de no ser por ellos. Entonces, en ese sentido, todos son recomendables (al menos en mi opinión).

Ahora, ¿cómo le hago para ponerle una razón concreta y recomendar a 3200 personas? Es casi imposible.

Como ya dije, no sería justa, por ejemplo, si lo hago como listado (estilo #FF @fulanito menganita @zutanita @perenganito @menganito ) no estoy dando una razón suficiente a quienes me siguen para quizá interesarse por esas personas. Y si así me he llevado mucho tiempo, si lo hiciera persona por persona acabaría ¡el próximo viernes!

En segunda, a lo mejor la razón por la cual yo los veo recomendables, ellos lo ven como algo muy superficial y quisieran ser recomendados por otra cosa (una vez una persona que recomendé me parece que eso pasó, aunque no me lo dijo concretamente, la sentí molesta).

También, es obvio que algunas personas tienen ventajas, quienes platican más contigo son de los que posiblemente puedas hallar una razón más exacta para recomendarlos, pero como ya dije, eso no significa que las personas con las que platicas esporádicamene no sean recomendables.

Además, tantas recomendaciones a veces me temo que quitan espacio para poner tweets de otro tipo que no sean FF y hay quien esta práctica no les interesa, así que al ver su timeline lleno por recomendaciones casi seguro sí les causa un poco de molestia.

Y por último está la razón práctica por excelencia: el tiempo. Cuando estás trabajando 8 horas, transportándote por cerca de 4 horas y sin un smartphone para meterte en Twitter, entonces cránme que se pone muy difícil el asunto.

Así que buscaré un nuevo esquema para recomendar (por hoy será en un post especial, que haré más tarde, es decir, las recomendaciones de hoy serán fuera de Twitter) y por el momento dejaré en pausa el formato de recomendación actual. Agradeceré sus FF si gustan hacerlos, si deciden no recomendarme porque no estoy recomendando en Twitter, también está bien, los entiendo.

Mi intención es hacer esto un poco más incluyente, recomendar a gente diferente cada vez (o al menos intentarlo) y quizá por una razón por la cual quieran ser recomendados. Y les agradecería si tiene alguna idea, sitio u herramienta para mejorar los FF.

Reblog this post [with Zemanta]

¿Medios o circos de tres pistas?





Share


De repente es imposible tener confianza en el papel de los medios masivos en México. Últimamente pocos, muy pocos, en mi opinión, son los que realmente se dedican a informar, no a hacer de la nota roja su casi única temática para vender más.

Medios de Comunicación / The MediaImage by Eneas via Flickr


Los periodistas que trabajan en estos medios obteniendo este tipo de información no sé si se resignan a trabajar al ritmo que les marcan sus jefes o lo hacen con gusto. Otros, en cambio, se vuelven algo críticos de esta tendencia, pero sin poder morder la mano que los alimenta, es decir, sin mencionar al periódico, televisora, revista o estación de radio en la que trabajan. No puedo culparlos por completo, finalmente sé que en su caso lo práctico se somete a lo ideal: de algo tienen que vivir.

Sin embargo, esto nos pone en una situación terrible. Los consumidores de medios masivos no tienen otra opción más que someterse a este tipo de "dieta" informativa, a veces contra su voluntad: a la lista de decapitados, ejecutados, sórdidos casos sin resolver (como el de la niña Paulette Guebara Farah), escándalos, tragedias (como el de los niños de la Guardería ABC), como si viera un circo de tres pistas (con la diferencia que ahora son cientos de pistas, es decir, multitud de periódicos, revistas, radiodifusoras y señales televisivas con diferentes espectáculos, todo en movimiento ante nuestros ojos y nada se puede reflexionar o procesar de una forma lógica).

También los mismos periodistas están, a mi parecer, en una difícil situación. Se supone, o al menos eso nos dicen a quienes estudiamos comunicación o periodismo, que idealmente los comunicadores/periodistas tienen un deber con el público, que es informar con ciertas reglas de ética, con el fin de ayudar a la gente a estar enterada de aquello que le puede afectar en su vida diaria, a exponer una injusticia, a entender su realidad.

Pero ante la línea editorial que están tomando las empresas en las que laboran, casi parece que tuvieran que "adaptar" estas reglas éticas a circunstancias muy distintas: ya no es exponer una injusticia, es hacer alarde de tener el dato exclusivo más escandaloso e indignante para atraer la atención del público; ya no se trata de exponer la realidad, es seleccionar cuidadosamente lo que de esa realidad es más llamativo y morboso, sea una niña fallecida o los muertos del narcotráfico.

No hablemos siquiera de las muy posibles concesiones (forzadas o voluntarias) que tienen que hacer ante el gobierno u otros entes poderosos en la sociedad mexicana. Con eso, el sesgo del trabajo que tienen que realizar es aún mayor. Y si pensamos que algunos medios aprovechan su poder de mover conciencias para atacar a los que consideran sus enemigos (como Televisa y TV Azteca y su descarado ataque a la familia Saba, en el que el verdadero motivo fue que esta familia buscaba la concesión para una nueva televisora, por lo que las televisoras buscaron frenarlo atacando su negocio más importante, las distribución de medicamentos) se contamina más el trabajo que un periodista puede realizar.

Entonces ¿cómo podemos decir que sí estamos informados, cuando nos tienen saturados con notas sensacionalistas, sin ética, hechas para beneficio del mismo medio que las produce? La respuesta, yo diría, es que es imposible afirmar esto. Si al menos se pudiera pensar que los medios que existen en México son plurales, diversos, bien regulados, pero basta analizar poco a los dueños y directivos de cada medio y con quién están ligados para darse cuenta que esto es una utopía en la mayoría de los casos.

Lo más que podemos hacer quienes vivimos en este país es abrir los ojos, confiar en nuestro instinto de qué es real y qué es basura informativa, tomar muy pocas cosas como ciertas, analizar la realidad con quienes están en nuestra misma disposición analítica y abierta y, por último, seguir trabajando, porque al final es la gente "de abajo" la que todavía sostiene este castillo de naipes.

Reblog this post [with Zemanta]

Por qué algunas veces el silencio sí es válido




Share

Hoy en Twitter se realizó una protesta virtual silenciosa para recordar a los 49 niños fallecidos hoy hace 10 meses en la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora.

En la protesta se invitó a los que quisieran participar a guardar silencio tuitero por 49 minutos, un minuto por cada uno de las 25 niñas y 24 niños que fallecieron por negligencia gubernamental, usando los hashtags #tuitsilencio y #guarderíaABC.

Ante un caso así, una tragedia que pudo evitarse ocurrió porque no se respetaron las leyes, a muchos se nos hizo importante tratar de mantenerla en la mira de la opinión pública.

Mucho más si que todo ocurrió por no revisar adecuadamente tanto las instalaciones del taller que estaba junto al lugar, como que la guardería cumpliera con todas las medidas de seguridad para preservar las vidas de los pequeños (puertas de emergencia, aspersores, suficientes extintores, etc, etc.), todo esto aderezado por el nepotismo y amiguismo patente en el hecho de que los dueños de las guarderías son parientes de políticos prominentes (como el ex gobernador de Sonora Eduardo Bours, incluso una prima de la esposa de Felipe Calderón).

Sin embargo, aunque se trató de una invitación a unirse, totalmente voluntaria, en la que quien quisiera dejar de tuitear lo hacía pronunciándose al respecto sin acosar a nadie por no hacerlo (había libertad de no tuitear o de seguir tuiteando y nada pasaba) no faltaron personas que se dedicaron a demeritar e insultar la idea.

Los argumentos iban desde los típicos, como "¿de qué puede servir algo así?" hasta las burlas e insultos a diestra y siniestra (llegué a leer frases como "borregos", "qué m...", burlas como que ya iban a revivir niños con la protesta, quejas porque "todo les querían limitar", etc.).

Ante esto tengo muchas preguntas: si para iniciativas más frívolas como #internetnecesario sí se unieron en el uso de un hashtag, explicando el por qué el Internet es importante como medio de información y democracia, ¿por qué no hacerlo por 49 vidas que se perdieron sin razón?

Si en ése y otros casos se ha logrado que los medios tradicionales volteen la mirada hacia este tipo de protestas en redes sociales y los temas se mantengan vivos, causando algunas veces resultados concretos y en otros casos no, no se podría intentar lo mismo, más siendo un caso así de doloroso?

Si no era obligatorio, si no se iba a censurar a quien decidiera no participar -al menos yo no lo hice, no sé si alguien más los acosó o censuró, porque eso también es criticable-, si había desacuerdo ante la idea, ¿era necesario usar calificativos y groserías para exponer esta discrepancia?

Y por último, ¿qué creen que sintieron los padres que están en pie de lucha, pidiendo justicia para sus hijos, indemnizaciones para los niños que sobrevivieron, pero quedaron heridos y afectados de por vida, al ver este tipo de reacción negativa (puesto que para decir que estaban en desacuerdo tomaron el hashtag que se estaba usando para la protesta)?

La cuestión de todo este tipo de situaciones es no dejar que caigan en el olvido, que siga presente en la mente de la gente, que los medios lo retomen y lo reporten y que las muertes de esos niños no se pierdan en el olvido de la socíedad.

Claro que se pueden hacer cosas "presenciales", las cuales están limitadas en muchos casos por la distancia, los recursos de los que queremos apoyar, la difusión que pueda lograr una protesta, pero si suficiente gente le da difusión aunque sea virtual, ¿creen que no se genera la suficiente presión social sobre ese gobierno que hace como que ni nos oye ni nos ve? Suficiente de eso hemos tenido en estos años.

Para quienes se "oponen" quizá se deba a que no son padres o quizá a que nunca han tenido que recurrir a guarderías de ningún tipo y poner la vida de sus hijos en manos de alguien más porque no tienen otra opción para poder trabajar y mantenerlos, para educarlos y verlos crecer.

Ojalá nunca tengan que hacerlo, con lo cual no pasarán por la experiencia de preguntarse qué puede pasar, si este caso puede repetirse porque nadie ha hecho nada concreto para evitar que se vuelva a repetir el caso, como mejorar las revisiones, que las guarderías subrrogadas verdaderamente respeten los requisitos de seguridad, que las leyes castiguen duramente a quien no lo haga antes de que ocurra otra tragedia.

¿Qué puede hacer el silencio? Puede hacer mucho, como llamar la atención, de la misma forma en que podía hacerlo la resistencia civil pacífica que han aplicado n cantidad de personas desde Gandhi. No siempre el gritar y el atraerse la antipatía de otros ciudadanos por los bloqueos que causa una manifestación es la mejor opción. Mucho más si esta opción no afecta a nadie y mantiene viva en la memoria a 49 pequeños que hoy deberían estar vivos.

Por otro lado, reacciones como ésta son las que muchas veces refrenan a quien sí quiere participar y no lo hace porque teme una avalancha de burlas, insultos, bromas pesadas. Si no quieren participar, están en su derecho, pero de otra forma si nada les quita, dejen a quienes queremos manifestar nuestra solidaridad e indignación de alguna forma hacerlo. Como dijeron por ahí, "el respeto al derecho ajeno es la paz".

El machismo nos afecta a todos




Share

Quizá se deba a que en marzo se conmemora (que no celebra) el Día Internacional de la Mujer, pero este mes he encontrado diversas opiniones (tanto en línea como offline) sobre el feminismo.

Este movimiento ideológico y político (de acuerdo a la definición de la Wikipedia) a muchos parece molestarles al grado de atacarlo con toda la fuerza que les es posible. No sólo hablo de hombres, incluso de mujeres que se preguntan por qué algunas de sus congéneres hacen "tanto escándalo" para obtener "privilegios" cuando "la culpa" de todo la tenemos nosotras mismas.

Sin embargo, creo que muchos no distinguen que el feminismo tiene diversas corrientes, que dentro de ellas sí existe una corriente radical, pero eso no significa que todas las mujeres que nos llamamos feministas pidamos casi la desaparición o subordinación de los hombres a lo que dicen las mujeres, por el contrario, solamente poder gozar los mismos derechos (no ser iguales, no es lo mismo) y hacer de este mundo un lugar más equilibrado (con muchos beneficios para los hombres también).

¿Cómo podría beneficiar a los hombres pedir igualdad para las mujeres? Les puedo poner un ejemplo muy real con una situación de la que fui testigo recientemente.

Una persona que conozco está estudiando el doctorado en una institución pública mexicana de prestigio (no digo ni nombres ni dónde porque no quiero perjudicar a nadie ni satanizar a la institución completa, ya que es un problema de visión de ciertas personas). Esto lo hace con el fin de prepararse mejor y ya sea obtener mejores puestos en el mundo empresarial cuando salga del doctorado o, si las condiciones se dan, para continuar como investigador de tiempo completo y garantizar un futuro para él y su familia.

Por estudiar este doctorado obtuvo una beca que le paga esta institución, la cual le sirve para sostenerse aunque no trabaje. Para ello le piden estar todo el día en este lugar incluso aunque todavía no esté llevando alguna clase o realizando algún tipo de investigación relativa a su doctorad. Hasta ahí me parece muy justa la petición.

Sin embargo, debido a que el apoyo no es suficiente para poder sostener a la familia, la esposa de esta persona decidió volver al mundo laboral. Esto trajo algunas dificultades, como quién cuidaría a los hijos, ya que aún no están en edad para estar solos. El problema es que, en lo que encuentran un lugar donde dejarlos de tiempo completo, además de que una estancia infantil requiere dinero (porque ni él ni ella tienen seguridad social) que aún no reciben, ha tenido que faltar algunos días.

La postura de los profesores de esta persona es: "¿quieres estudiar o tener familia?". Esto implica que un hombre debe decidir entre la familia y su desarrollo profesional o no tendrá éxito. Supone también que la mujer es quien debe de encargarse de todo lo relativo a la vida familiar, aunque también tenga una vida profesional, que sea una labor necesaria para poder vivir mejor no importa, su papel es cuidando a los hijos.

Aquí es donde una postura de igualdad de derechos, verdadera igualdad de derechos, evitaría estas situaciones y condicionamientos que francamente me parecen extraños. Para empezar, comprender que una familia no es sólo responsabilidad femenina, sino de hombres y mujeres que la componen por igual. Por parte del Estado, establecer políticas que permitan que padres que DEBEN trabajar o realizar alguna actividad para sostenerse también tengan acceso a estancias infantiles públicas, incluso aunque no cuenten con seguridad social.

Otra manera de verdadera apoyar a las mujeres (y ya que tanto lo cacarea el gobierno actual, a las familias) es que exista suficiente oferta de opciones para el cuidado de los niños, ya sea en mayor cantidad de estancias públicas (gratis o a bajo costo) o crear incluso, como leía recientemente, un sistema escolarizado que esté acorde a los horarios que tiene el campo laboral, ya que los arcaicos horarios de 9 a 6 son, la mayoría de las veces, una ficción.

No se trata, en ninguna forma, de privilegios. Si se supone que se busca una mejor vida para la familia, si se supone que se está luchando por garantizar igualdad de derechos, entonces debería haber congruencia en los mecanismos para garantizarle el derecho al trabajo y una vida digna a todos por igual, hombres y mujeres. No puede ser que en pleno siglo XXI aún haya personas que expresen e impongan este tipo de pensamiento cuando ya no se puede vivir en la estructura de "hombres trabajan, las mujeres se quedan en casa".

Y esto es solo UN aspecto de las muchas cosas en las que las estructuras actuales relegan a un segundo plano a las mujeres. Además de este problema que expongo aún hay mucho que hacer con respecto a la violencia contra las mujeres, la discriminación laboral, la falta de garantías para un pago igualitario, etc.

Por esta razón y por muchas más es que un post no es suficiente para enlistar, el ser feminista no es más que pedir que, sin importar si eres hombre o mujer, tengas la posibilidad de educarte, ganarte la vida, vivir tranquilo, que se te respeten tus derechos y no se te pongan limitantes por ser de uno u otro género.

Blog action day: Justicia para los niños de la guardería ABC




Share




México parece haberse convertido en el lugar donde prevalecen las injusticias. Ha habido todo tipo de situaciones que, en el momento de ocurrir, nos indignan, nos hacen llorar, nos hacen preguntarnos por qué pasan estas situaciones. Después, inevitablemente, se nos olvidan. Pero hay temas que no debemos olvidar.

El caso de los 49 niños en la guardería ABC debería ser uno de esos casos, porque cada uno de esos niños representa a todos los pequeños que muchos padres se ven obligados a dejar en una guardería para poder trabajar, ganar dinero, mantenerlos, hacerlos personas de bien. Esos niños ya no podrán ser adultos que hagan este país mejor.

Y pudo haber sido cualquier niño, las estadísticas no mienten. Si sólo 0.3% de las guarderías tuvieron una operación regular, como dice la Comisión Especial de la Suprema Corte, entonces en cualquier guardería pudo haber sucedido esta tragedia, uno de esos niños podría ser un hijo o pariente nuestro.

Por eso, estemos atentos al Juicio Ciudadano, a realizarse el 5 de marzo a las 6 de la tarde en Plaza Emiliana de Zubeldía, Explanada del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora.

El juicio se realizará a los socios de la guardería, es decir, a Marcia Matilde Gómez del Campo Tonella, Antonio Escalante Suárez, Sandra Téllez Nieves y Gildardo Urquidez Serrano, y se transmitirá en vivo a través de UStream.

Ustedes también pueden ayudar, en este video el cómo:

Objetividad y nuevos medios




Share


SAN FRANCISCO - SEPTEMBER 30:  A stack of news...Image by Getty Images via Daylife


Ayer, vía Twitter, me llegó un artículo publicado en Mi Gente Informa titulado El Criterio de la Objetividad en el Periodismo, en el que se reflexiona, entre otras cosas, acerca de cómo "el criterio de la objetividad en el periodismo ha servido para las mejores causas y también ha sido manipulado para las peores".

El artículo explica que el hecho de querer darle objetividad y balance a las notas que genera, por ejemplo, un periódico, han sido fuente de su parálisis, debido a que con tal de darle una supuesta objetividad a una nota se busca presentar la información como una trama en la que actúan dos partes opuestas, cuando a veces la realidad tiene muchos aspectos, no necesariamente opuestos, y el del balance debido a que muchos periódicos, con tal de tener acceso a la información que generan órganos de gobierno o actores igual de influyentes, busca siempre la opinión de estos poderes para evitar que los marginen informativamente.

Les recomiendo leer todo el texto, ya que explica ampliamente estas dos nociones, sin embargo, en mi caso me dio pie para reflexionar en algo adicional: ya que los periódicos, revistas, televisión, radio, es decir, los medios masivos, muchas veces están condicionados a la información que le quiera proporcionar el gobierno u otros organismos poderosos, entonces el papel de críticos de todo aquello que los medios no pueden mencionar podría estar en manos de los nuevos medios (y de hecho ya está sucediendo en muchos casos, como lo menciona Axel Woolfolk en su artículo en el Huffington Post, Se multiplican los bloggers independientes, uniéndose para enfrentar violencia y elecciones.

Como nuevos medios me refiero a blogs, podcasts, redes sociales, etc. usadas como fuente de información, formal o informal, de situaciones que no son reportadas por las medios masivos de comunicación. Es un hecho que sobre los medios masivos hay todo tipo de presiones por parte de gobierno y gente poderosa (por ejemplo, las grandes empresas, que pueden recurrir a retirar publicidad en un medio si éste publica algo que las afecte).

Sin embargo, un blogger, un podcaster, un usuario de redes sociales como Twitter, alguien que puede ser un periodista independiente o un simple ciudadano, no está supeditado a estas situaciones. Tiene mucho menos recursos que los que puede tener un gran medio, sin embargo, sólo se responde a sí mismo en el momento de elegir un tema que comentar.

Por supuesto, el hecho de responderse a sí mismo tiene esa ventaja, aunque también desventajas, dependiendo del conocimiento e intenciones de esta persona. Puede ser que no tenga noción alguna acerca de las técnicas y reglas del periodismo, acerca de ética, de comprobar datos, de verificar con varias fuentes antes de tratar cierto tema, es cierto. También puede ser que su intención no sólo sea la de informar, sino tratar de generar cierta reacción favorable o desfavorable para una grupo.

Por esa razón no digo que se le debe de dar toda la credibilidad a los nuevos medios, al igual que no se le puede creer todo sin cuestionar a los medios masivos. Sin embargo, me parece que puede haber fuentes de información o de opinión informada legítimas en estas nuevas formas de comunicación, en las cuales veamos no sólo uno o dos aspectos de un tema, sino las diferentes aristas y situaciones que presenta, desde un punto de vista fresco porque no tiene presiones que lo hagan autocensurarse.

Me parece que esa es la riqueza que pueden ofrecer los nuevos medios, incluso aunque quien sea responsable de los contenidos no tenga las técnicas periodísticas o sólo cuente con recursos propios para obtenerlos. No digo que desaparezcan los medios tradicionales, al contrario, creo que tienen un papel muy bien definido e importante, pero el tener diferentes puntos de vista, no dependientes de ninguno de los poderes políticos y económicos de un país, sólo puede ser benéfico, la cuestión es que los generadores de contenido en nuevos medios se decidan a ser los ojos y oídos de los demás, sobre todo en temas que los medios no puedan (o incluso no quieran) reportar.

Reblog this post [with Zemanta]

Injusticia social




Share
Es indignante enterarse de temas como los que últimamente he sabido gracias a amigos y familia. Lo que vivimos los mexicanos de clase media a veces es tan absurdo, tan surrealista, que uno comprende por qué hay tanta gente que ve Estados Unidos o Canadá como opciones para vivir.

No se trata solamente de que paguen más, se trata de que en general parece haber una estructura gubernamental y de instituciones que funciona de forma un poco (o un mucho) más eficiente que lo que vivimos en este país.

Por contar algunos casos: una conocida, ya pensionada, tuvo que ver cómo subsistía hace unos meses porque su pensión fue "congelada" al pasar a una cuenta "concentradora". Mientras tanto, ella y las demás personas en su situaciòn tuvieron que encontrar la forma de vivir. Ella decidió trabajar como empacadora en una tienda de autoservicio, con lo cual se está manteniendo.

Otro caso es el de una persona también cercana que está estudiando un doctorado para tratar de subir su nivel académico y encontrar mejores opciones de empleo que las que tenía hasta ahora. En el doctorado, en una institución educativa pública, le otorgan una beca, con el requisito de que no trabaje y se dedique de tiempo completo a estudiar. El problema comienza cuando Hacienda, que es la que controla estos recursos, no "libera" el dinero correspondiente a las becas. Mientras tanto esta persona y su familia llevan 2 meses sin recibir ingresos decentes, teniendo que vender y empeñar varias cosas con el fin de subsistir, llegando incluso a días que no saben si al día siguiente habrá qué comer.

Tercer caso: unos conocidos que trabajan independientemente presentaron a la empresa a la que le trabajan una factura, pero la empresa recibió la factura y no pagó absolutamente nada durante varios meses. Cuando por fin pagó, Hacienda les quitó casi 70 por ciento del pago total (retroactivo) que le debían a estos conocidos.

Me pregunto, ¿cómo puede confiarse en un Estado en el que las personas que más necesitan ayuda (como los pensionados) se les quita dinero que ya se ganaron durante años de trabajo? ¿O donde quienes tratan de educarse y ser mejores, trayendo así beneficios para el país con su trabajo, se les tiene en una situación insostenible porque no hay opción ni de trabajar ni dinero para sostenerse ya que no se puede trabajar? ¿O a quienes todavía, con todo y lo mal que está la economía, están trabajando, sosteniéndose a sí mismos y a sus familias, quitándoles 70 por ciento de su ingreso, ganado con meses de esfuerzo?

No se puede tolerar realmente que existan estas situaciones. Y estoy hablando de familias con personas educadas, con experiencia, pero que por circunstancias de la vida terminan en estas situaciones que nadie debería de vivir. No quiero ni imaginar cómo están quienes no tienen forma de salir adelante porque están en la pobreza, sin educación, sin forma de salir adelante de forma digna.

Mientras tanto vemos a esos parásitos que viven del gobierno, que hacen lo mínimo posible en sus obligaciones, que roban velada o abiertamente, que no tienen ni ética ni moral alguna, importándoles poco todo el grueso de la población, a quienes se supone deberían servir. Creo que la petición simple de que dejen de recibir esos sueldos de primer mundo habiendo tanta injusticia social es básica. Sí, que reciban un sueldo, pero no un botín que sacan de los impuestos que todos pagamos, mientras que hay tantas situaciones como las que cuento arriba.

Me gustaría ver que quienes estamos viviendo en este país, viviendo las injusticias que otros no ayudan a solucionar, que incluso agravan, dejáramos de quedarnos callados y alcemos de alguna forma la voz contra la injusticia, no digo que con violencia, no, pero al menos tratar de mostrar nuestro desacuerdo y manifestarnos hasta que nos escuchen. No puede ser que dejemos que todo esto contiúe y crezca el descontento hasta niveles que quizá ya no puedan solucionarse.

Reblog this post [with Zemanta]

México no es de todos




Share


Es triste escribir esto, pero a donde sea que voltee veo pequeñas señales de que México parece ser de aquéllos que pueden obtener los privilegios necesarios para vivir felizmente y sobrevivir se vuelve más difícil para los que no tienen recursos.

Los "dueños" de esta casa distribuida desigualmente son varios: los privilegiados, que tienen algún tipo de negocio o trabajos que les reportan ganancias millonarias, lo que les permite vivir en las zonas más exclusivas del país, moverse en vehículos de lujo, tener seguridad privada, y si así lo eligen, incluso ni siquiera vivir en México, sino sólo obtener más riquezas de él. En estos incluyo no sólo a empresarios, sino por ejemplo a profesionistas que se mueven en círculos de poder, como aquellos periodistas-celebridades que más que informar parecen ser voceros pagados por el mejor postor.

También están los que, gracias a su "habilidad" en la política, ganan un salario como diputado, senador, alcalde, gobernador, presidente y tantos y tantos otros que viven de trabajar en el gobierno, de trabajar para los ciudadanos, pero que hacen de su objetivo ignorarnos e ir saltando de puesto en puesto para no perder su fuente de ingreso, si cumplen sus promesas es secundario.

Tampoco faltan los que viven bien aterrorizando a los demás: narcotraficantes, secuestradores, extorsionadores, asaltantes, ladrones, delincuentes de todo tipo, pero que finalmente decidieron que lo más fácil era dejar el camino honesto y hacernos la vida imposible a los que apenas sobrevivimos sin delinquir.

Mientras tanto, estamos los inquilinos de 'clase media', esos a los que nos imponen trabajos mal pagados, a realizar en condiciones injustas, con las mínimas o ninguna prestación, que cada salida a trabajar implica no saber si nos tocará encontrarnos con alguien que nos quite nuestras posesiones duramente ganadas, los que estamos hartos de quienes viven de nuestros impuestos, pero que estamos más ocupados en resolver el día a día que en pedirles cuentas; también aquellos que viven en situaciones precarias, con trabajos esporádicos, apenas sobreviviendo; y por último, los que menos tienen en esta 'casa de huéspedes', sin un espacio digno, sin comida, sin lo básico, y más bien sobreviven por inercia.

Yo sé que estoy describiendo categorías muy generales, que quizá no todos los grandes empresarios abusan de sus privilegios exprimiéndole al resto de la sociedad, que sí hay políticos que tienen al menos la intención de hacer algo bueno desde su trinchera por el país, que no sólo hay periodistas voceros del poder, sino muchos que viven real peligro por informar con valentía lo que ocurre. Claro, debe haber gente buena incluso en estos grupos, no lo dudo.

El problema es lo que predomina, el problema es quién está ganando. Nos están imponiendo condiciones los menos, los que no tendrían por qué tener la sartén por el mango y mientras los demás lo sufrimos, algunos resignados, otros combatiendo, pero cada grupo por su lado. Ojalá nos golpeara por fin la realidad de que hasta que "los inquilinos" no veamos lo que tenemos en común, esos "caseros abusivos", y busquemos cómo dejen de abusar de nosotros, vamos a vivir en condiciones injustas cuando estamos en nuestra casa, que el abogar por las causas justas sólo funcionará si la gran mayoría participa, no sólo los pequeños grupos esparcidos por todo el país.

Simulación




Share

Ante la última noticia de impacto ocurrida el lunes, es decir, el balazo recibido por el futbolista Salvador Cabañas, quien milita en el América, me puse a pensar que cada vez que hay una situación así vemos más o menos el mismo tipo de reacciones, el mismo tipo de actores, prácticamente los mismos resultados. Todo parece casi una obra de teatro, una vil simulación que imita a la realidad, pero no lo es.

Las autoridades simulan, por ejemplo, que están trabajando para garantizar que se encuentren "a los culpables" y se "haga justicia". Fingen igualmente que las irregularidades ocurridas no son costumbre, sino "una situación en particular" u obra de "anteriores autoridades" o de "unos pocos inspectores corruptos" y no una cuestión enraizada ya en la forma de trabajar de cualquier gobierno (con permisos irregulares, corrupción y otras bellezas). Y por último quieren hacernos creer que trabajarían con igual ahínco si en lugar de un futbolista famoso se tratara de un "Pedro Pérez" cualquiera.

Las televisoras más importantes del país también simulan. La dueña del equipo en que juega el lesionado representa el papel de que realizaría con el mismo interés su cobertura y sería igual de contundente aunque fuera un caso en el que no tuvieran interés. La otra televisora muestra su cara de indignación por el hecho, pero en el fondo es muy probable que no le convenga toda la atención que está logrando "el competidor".

Por último, el grueso de la población quiere creer (¿simula?) que va a estar atenta hasta que se haga justicia en este caso, que no olvidará ante cualquier otra noticia de impacto lo que pasó en esta ocasión y exigirá que por una vez las autoridades informen con transparencia el por qué de lo ocurrido, el culpable y a los responsables de las autoridades (como pasó con tantos casos como el Lobohombo, el dinero de Bejarano, la discoteca News Divine, la guardería ABC, por mencionar los más sonados en los últimos años).

En fin, a veces parece que somos un país que parece funcionar en "capas", la primera son las apariencias, como se supone que debería funcionar el país; el otro lo que todos presentimos que está mal, pero no encontramos forma de sacar a la luz; y por último, todos los arreglos "en lo oscurito" que ni siquiera nos imaginamos y que es lo que mueve a México.

Me pregunto cuándo se caerá el telón de esta gran obra de teatro y comenzaremos a lidiar con la realidad, que aunque difícil, nos daría una base para avanzar como sociedad y no ser una mera simulación.

Como en patio de secundaria




Share


Cuando iba en secundaria (hace no tanto, quiero creer) sucedía que en el patio, al momento del recreo, se formaban casi en forma automática grupos usualmente divididos de dos maneras: de acuerdo a su grado y, dentro de cada grado, según características comunes.

Por ejemplo, estaba el grupo de "revoltosos", el de "estudiosos", el de "precoces", entre varios otros que tomaban cada uno su espacio y sus particulares actitudes.

En mi opinión (la cual es la misma respecto a este tema desde entonces) no había problema en la formación de estos grupos, sino en el hecho de que muchas veces si había una persona que quisiera llevarse con personas de dos o más grupos no faltaba quien le ponía el típico ultimátum de "o te llevas con él/ella o te llevas conmigo".

Esta situación la traigo a cuento porque desgraciadamente esta misma actitud (e incluso algunas más intolerantes) la he visto ahora, que ya soy adulta, en personas que también son adultas (en edad al menos) como yo.

Es decepcionante notar que, cuando por alguna razón siquiera mencionas a alguna persona que no es muy popular, que pertenece a un grupo o que tiene ideas distintas a la mayoría o a un grupo en particular, esto te atrae la antipatía automática de quienes no simpatizan o concuerdan con él o ella.

Y ni hablemos si lees, discutes acerca de o sigues a gente de grupos opuestos, pareces romper las reglas no escritas de este complejo y adulto "patio de secundaria", en el que no es posible que puedas escuchar o querer conocer los diferentes puntos de vista de personas distintas y de bandos diversos porque "a alguno debes pertenecer" y "seguro eres de x forma si te llevas con x", y, ya en casos extremos, esto te convierte en un "traidor".

Me permito diferir: ¿quién dice que escuchar formas de pensar diversas, incluso opuestas, es malo? ¿Por qué no se puede tener una actitud neutral hacia las personas con las que convives y necesariamente se debe tomar partido? Por neutral me refiero a que puedas escuchar lo que dicen, incluso aunque pienses muy distinto y tengas muy claras tus convicciones, sin reaccionar ni con violencia, ofensa o queriendo convencer de tu punto de vista.

En el mundo (no sólo en nuestro país) hay muchas ideas, costumbres, formas de pensar que en nada se parecen a lo que uno pudo haber aprendido en su vida. Creo que el ser fundamentalistas y negarnos a escuchar a los demás, a saber por qué piensan como lo hacen, nos cierra las puertas a nosotros mismos. El otro no pierde, quien pierde es uno mismo.

Creo también que, cuando es necesario mostrar nuestra forma de pensar porque así se nos solicite, se puede discrepar respetuosamente y actuar conforme a nuestra convicción, pero no con eso queriendo atropellar las ideas del otro ni quererlo sacar de nuestra vida sólo porque piensa diferente. Hay un punto en que uno puede escuchar y decir 'no puedo coincidir contigo, pero respeto tu derecho a pensarlo y espero lo mismo de ti' y acordar que en ese tema no se puede coincidir, y sin embargo seguir teniendo una relación laboral, familiar, de conocidos, de amistad incluso con quien no coincides.

El límite a esto, claro, es cuando esa persona a la que escuchamos aunque no coincidamos con ella busca de alguna forma agredir, influir negativamente o limitar a otros. Entonces creo que llega el momento de alzar la voz y actuar.

Pero mientras no se llega a ese punto y sólo se trata de la discusión de ideas, me resulta incomprensible que haya quienes se concentran en las discrepancias, en crear divisiones y en hacer ese tipo de grupitos donde sólo entra quien promete lealtad sin cuestionamientos, sin posibilidad de escuchar a distintas personas. Si sólo nos concentramos en lo que nos hace distintos a lo demás, ¿cuándo será posible que se puedan lograr avances que a todos beneficien?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+