¿Gobierno misógino o ciego?

A veces me pregunto cómo logran quienes están en el gobierno y el titular del Ejecutivo, Felipe Calderón, hablar de las acciones de su gobierno a favor de la mujer y la ayuda que presuntamente da a este sector cuando toma decisiones tan incongruentes como la de esta semana, nombrando a Arturo Chávez Chávez como Procurador General de la República.

En los medios se ha reportado que durante la gestión de Chávez Chávez como Procurador de Justicia del Estado de Chihuahua no sólo no se avanzó en nada en el asunto de las muertas de Ciudad Juárez, sino que incluso tanto él como el entonces gobernador Francisco Barrio trataron a los familiares de las víctimas con desprecio e incluso les dieron a entender que sus hijas eran las culpables de su propia muerte al usar ropa atrevida o juntarse con narcotraficantes.

Sin embargo, con todo y objeciones y protestas aun en el momento de la presentación en la Cámara de Diputados de este personaje, se movieron las alianzas y se eligió a tan distinguido personaje para el puesto que ya mencioné.

La retórica 'feminista' de los discursos es "hermosísima", es una lástima que les falte congruencia para llevarla a cabo. No se trata de cualquier caso el que ignoró y despreció el ahora Procurador, es una de las situaciones más dolorosas y que llenan de vergüenza (no a los funcionarios, a esos por lo visto no les importa) a quienes vivimos en este país y lo vemos caracterizado internacionalmente como un lugar peligroso, copado por la violencia y el narcotráfico, donde no hay justicia posible.

¡Qué pena da que dejen que por conveniencias y alianzas, porque es 'amigo de' (entre sus amigos, Diego Fernández de Cevallos) y 'favorito de', alguien así dirija una de las instituciones más poderosas una persona con estos antecedentes!

Por eso para mí, o el gobierno actual es misógino o se hace el ciego con tal de poner en posiciones de poder las piezas que mejor le convengan, sea cual sea su desempeño anterior.

Austeridad y fiestas patrias

Angel de la independenciaImage by caliopedreams via Flickr

No entiendo al gobierno, en todos los niveles. Se supone que estamos en una crisis nunca antes vista en el mundo, que deberíamos tener planes de austeridad y cuidar los recursos, que para ahorrar va a despedir a 10 mil burócratas y a cerrar al menos 3 secretarías de Estado.

Sin embargo, este 15 de septiembre, al menos en el Distrito Federal y no dudo que en otras entidades, se vio un espectáculo como si no hubiera mañana ("gastemos ahora, al fin mañana estaremos peor, pero no importa" parecían decir estos festejos).

El show del Zócalo, por las imágenes en la televisión, debe haber sido espectacular. Igual de espectacular que el gasto que se hizo (y se seguirá haciendo, porque va a durar 3 días más). ¿O Luz y Fuerza les hace un descuento, a diferencia del resto de los clientes cautivos de esta empresa que cobra como oro la energía eléctrica?

Las fiestas y fuegos pirotécnicos tampoco creo que hayan sido gratis. Y hablo de fiestas porque se hicieron tres: la del Presidente, Felipe Calderón; la del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard; y la del apodado "Juanito", Rafael Acosta, delegado electo en Iztapalapa.

En otros países se pide austeridad en los diferentes festejos que realiza el gobierno, precisamente pensando en estos tiempos difíciles, incluso en situaciones igual de importantes como la toma de protesta de Barack Obama como Presidente de EU. Recuerdo que algunos políticos y periodistas lo criticaron por la cantidad de fiestas y eventos que se organizaron por esta situación, incluso aunque fue un evento histórico al ser el primer candidato afroamericano en ganar su entrada a la Casa Blanca.

Aquí parece no importarles, al pueblo le siguen dando pan y circo, menos pan últimamente que circo, y todos felices. ¿Por qué no hacer con ese dinero algún tipo de labor social? Hay muchas causas que requieren dinero, y sería preferible que se ayudara a quienes menos tienen con esos recursos, que vienen de nuestros impuestos (y que por lo visto van a reponer de los nuevos gravámenes que quieren imponer) que gastar en algo efímero y más bien patriotero que patriótico.

Y digo que es más patriotero porque esos 'ideales de la Independencia' se han perdido en el camino ante la pésima educación que se da en México, que impide que realmente sepamos todos los hechos, buenos y malos, que rodearon lo ocurrido en durante el movimiento de independencia. ¿Por qué? Quizá temen que sabiendo las razones por las que lucharon esos caudillos que se mencionan durante el Grito nos preguntemos por qué seguimos igual, a veces peor en algunos aspectos.

Parece que es más fácil entretenerse, darle por su lado al gobierno (en las televisoras, por ejemplo) que ser críticos y preguntarse qué rumbo tiene nuestro país y dónde terminaremos en otros 100 años.

Reblog this post [with Zemanta]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+