¿Internet nos hace malos ciudadanos?

El lunes pasado, en Twitter, @edgarvargase mandó el siguiente ejemplo de condena (yo diría que gratuita, pero daré mis argumentos más adelante en este post) hacia Internet:


Y añadía:



Update: @edgarvargase (quien tiene también un muy buen blog de asuntos relacionados a la comunicación, Hipertextuando, lo pueden visitar aquí) fue tan amable como para buscar el audio y subirlo para poderlo escuchar entero. En él hablan de muchos asuntos, pero sí, al principio es donde dan ese argumento, sacado ¡del aire!

Aquí lo tienen:



Ciñéndonos únicamente a este argumento de que usar Internet y las diferentes formas que ofrece para comunicarnos conlleva ser malos ciudadanos, se me hace singular este tipo de posturas que tratan de hacer de una falacia o una verdad a medias algo válido.

Yo no digo que Internet no tenga aspectos negativos o dañinos, que mal usada sí pueda ser una forma de aislarse del mundo exterior y encerrarse sólo en la herramienta y en lo que uno recibe de ella y que pueda ser causa de descuidar la vida no virtual.

Pero no me parece que se pueda ligar la existencia de cierta herramienta con la falta de cultura cívica de un grupo en particular.

Para empezar, habría que examinar si los mexicanos sabemos cómo ser ciudadanos, no sólo habitantes de nuestro país. Una definición muy básica de ciudadano, en la Wikipedia, es  

el derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público
¿Sabemos los mexicanos ser ciudadanos? Yo diría que la mayoría no. Y esto mucho, mucho antes que existiera siquiera Internet. Nunca nuestra sociedad ha fomentado el ser miembros activos y participativos de la comunidad. Incluso podría decir que sucede lo contrario, desde nuestra más básica educación parece que nos guían a callar, a evitar participar, a no "hacer olas", a ver por nuestro beneficio particular y no el de todos como grupo humano.

Los partidos políticos y el gobierno sólo solicitan de nosotros el ser participativos y buenos ciudadanos cuando de su beneficio se trata: en elecciones, cuando promueven cierto cambio político en el que necesitan que la gente muestre su apoyo, pero fuera de esas circunstancias, quien se oponga al status quo, a los poderes gubernamentales y fácticos, se le trata de callar y de minimizar, incluso hay quienes en ciertas épocas han perdido la vida meramente por expresar su opinión o comenzar a generar seguidores al querer cambiar algo que no le convenía a los poderosos.

Aún a escala menor, en cuestiones totalmente normales y civiles, cuando una persona o grupo de personas solicitan cualquier servicio o que se le respete un derecho, la autoridad correspondiente no duda siquiera en decir que seguramente se trata de miembros de la oposición, o que lo hacen por política, incluso que quieren desestabilizar.

Como coeditora de un periódico de ciudad pequeña me tocó ver varias veces que esto sucedía cuando el Municipio de esa ciudad se sentía amenazado. A mayor escala, por ser el Gobierno Federal más 'visible' sucede con más sutileza o de forma oculta, pero igualmente sucede.

Entonces, ¿realmente Internet es el causante de que no haya esta cultura participativa? ¿O más bien jamás se ha fomentado?

Por otro lado, incluso podríamos argumentar que Internet sí fomenta ser buenos ciudadanos entre quienes la usan con inteligencia. Los ciudadanos informados somos más propensos a tomar mejores decisiones y a reaccionar de forma más conciente que alguien que no se entera o vive en la ignorancia (como desgraciadamente pasa en nuestro país). Bien usado, Internet es una herramienta de cambio incluso, una forma de conectar visiones y hacer que las cosas se muevan en cierto sentido.

Un ejemplo, quizá limitado: en Internet se está promoviendo que en protesta por la ineptitud de los gobernantes en las próximas elecciones anulemos nuestro voto. Esto algunos pueden condenarlo, otros estar de acuerdo, sin embargo, es sin duda una acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, una forma de protesta, un tomar una conciencia de la oposición hacia cierto rumbo del país y mostrarlo de alguna manera.

Por estas razones es que me parece que este tipo de posturas condenatorias son bastante cortas de visión. Yo sí creo que este tipo de herramientas nos puede ayudar a conectarnos, a pensar, a generar acciones, eso sí, siempre y cuando nosotros tomemos la decisión de hacerlo. Quienes deciden usarla para entretenerse solamente están en su derecho igualmente, pero no sólo existen esos usuarios, también habemos quienes queremos participar, opinar, pensar. No creo que sea justo que encasillen a quienes usamos Internet con una sola etiqueta.







Reblog this post [with Zemanta]

5 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+