El caos está en nuestros genes

A lo mejor me tachan de malinchista, de exagerada o lo que sea, pero lo que me pasa es que soy demasiado observadora quizá. Por esa razón noto a veces situaciones que otras personas dan por hecho, por ejemplo, que en este País, por mucho que sea el mío y por mucho que me gustan las cosas padres que tienen, todo es un caos.

Tan fácil como que cada vez que salgo a la calle, especialmente al momento de querer hacer un trámite, alguna situación caótica puede venirme al paso sin que yo la espere (no, no soy pesimista, en serio, tal vez debería de serlo para así anticiparme a lo que podría pasar).

Hoy, por ejemplo, salí a presentar una queja a la delegación de la Profeco (por lo de Sears, quienes no se han dignado llamarme aunque dijeron que lo harían). Todo parecía muy normal, tenía la dirección en la mano (el número 100 de la calle) y pues allá me dirigí, pero al llegar, oh, sorpresa, no había números en ningún negocio ni casa de esa calle.

Me pregunto, ¿la 'estética' ha superado a la practicidad? Los nombres y números de una calle no deberían ser 'opcionales', sino algo que esté bien a la vista para que cualquiera se sepa orientar en una ciudad.

Y me quedé pensando que aquí donde vivo (un municipio del Estado de México) no es el único lugar donde noté eso. En mi ciudad natal, en Celaya, donde viví un tiempo, en Guadalajara, era difícil encontrar nombres y números de calle presentes, en la mayoría de ellas al menos. Al contrario, era en la minoría donde hallabas esta información.

Pero, ¿qué puede importar esto, dirán? Sencillo, digamos que quieres comprar una casa, encontrar un negocio, hacer un trámite -como en mi caso-, determinar dónde termina una calle o colonia y empieza otra para términos de mediciones, de hacer obras, de jurisdicciones, etc. ¿Qué pasa cuando la información para hallar un domicilio o zona es insuficiente? Por supuesto, se genera el caos.

Sin embargo, pocos parecen notar o importarles esto. Pero yo creo que las cosas como ésta sí importan. Si las estructuras básicas de un país son un caos, ¿qué se puede esperar de lo más complejo? Nuestro país parece ser un ejemplo de cómo se puede enredar la madeja.

En fin, una simple reflexión. Yo sí creo que no se puede decir que vamos avanzando hacia ningún lado cuando el vehículo en el que avanzamos está roto, las llantas lisas, a medio llenar, todo se le cae al auto, no tiene ni espejo retrovisor y así pretendemos competir con autos de carreras de última tecnología o al menos autos más adaptables.

2 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+