Valemos mucho como trabajadoras



Les guste o no a algunos (y algunas) que de repente menosprecian a quien decide quedarse a supervisar lo que ocurre en casa, las mujeres que atendemos nuestro hogar definitivamente ya seríamos millonarias si nos pagaran lo que deben por cada labor que realizamos GRATIS en casa.

De acuerdo al reporte de BBC Mundo, el sitio Alljoinon.com afirma que las mujeres dedican 9 horas al día en promedio a las labores del hogar.

En Inglaterra por las labores que realiza cada mujer al final de mes recibiría 60 mil dólares (¡sí, 60 mil dólares!).

Algunos ejemplos:

Una mamá promedio emplea 273 minutos por día al cuidado de sus hijos, de acuerdo a la encuesta.

Una podría cobrar US$4,2 por los 18 minutos que cada día se pierden en el supermercado.

A US$16 por hora, lo que paga el mercado, una niñera ganaría cerca de US$72 por el mismo trabajo.

La limpieza y el orden de la casa, que insumen unos 71 minutos diarios, equivaldrían a US$14,2 para una limpiadora.

Por más de una hora de cocina, un jefe de cocina cobraría US$34,6.

Además, hacer las camas lleva un promedio de 14 minutos, y a cualquier mucama se le pagaría por eso US$2,6. Un asistente de cocina cobraría US$5,2 por los 28 minutos diarios que el ama de casa pasa lavando la vajilla.

La encuesta dijo, además, que la mamá promedio emplea 39 minutos diarios llevando las cuentas del hogar, un tiempo que cualquier contador transformaría en US$25.

Como si fuera poco, un taxista cobraría US$5 por los 23 minutos que las madres pasan recogiendo o repartiendo niños, y un asistente de compras recibiría alrededor de US$4,2 por los 18 minutos que cada día el ama de casa pasa en el supermercado.


Esto, por supuesto, son promedios. Es un hecho que yo me he pasado dos horas en el supermercado y llevando y trayendo a mi hija de la escuela de media hora a una hora (dependiendo de si sale rápido, si hay que buscar cosas que se le olvidaron, si tiene que pasar al baño, etc.), más de una hora llevando cuentas, más de una hora cocinando y lo mismo lavando el montón de trastes que se junta.

Y todo esto NO ES QUEJA, simplemente opino que de repente, cuando nos encontramos con personitas que menosprecian nuestro papel en la vida diaria e incluso económico (lo que le ahorramos a nuestra familia por hacer estas tareas) pues como que es bueno tener cifras para callarles la boca, jajajaja.

¿Y fueron felices para siempre?

Es irónico, cuando uno se casa o comienza la vida en pareja, muchas personas (particularmente las mujeres) creen que todo va a ser o incluso TIENE que ser como en los cuentos de hadas: cada vez mayor comprensión, compenetración, felicidad, en fin, el dichoso 'fueron felices para siempre'.

Pues aunque me tachen de cínica, un artículo sobre una investigación en la Universidad de Michigan confirma mi sospecha: conforme más convives con tu esposo(a), más irritantes encuentras ciertas cosas que hace.

Pero el estudio encuentra que esto sucede probablemente por dos cosas que son positivas: conforme más convive uno con una persona más se puede ser uno mismo y expresar lo que uno quiere (incluídas cositas que irritan al otro) , además que la negatividad con respecto a la pareja es a veces parte normal de la relación con ésta.

Es decir, a toda esa gente que espera que la vida sea bonita y rosita, pueees... como que están un poquito fuera de la realidad.

En el estudio no sólo se tomó en cuenta a la pareja para saber qué relaciones tenían mayor negatividad, sino también a amigos e hijos. En el caso de los amigos era posible tener menos relaciones negativas con ellos porque era posible 'separarse' de quienes tenían problemas con uno. En el caso de los hijos sucedía esto porque estos crecían, maduraban e incluso se iban de casa y la relación podía en estos términos ser más positiva.

Creo que lo equilibrado en cuestiones de pareja es, precisamente, no esperar que todo sea miel sobre hojuelas, al contrario, esperar dificultades, problemas y desacuerdos y anticiparse a cómo los manejará uno con esa persona con la cual quiere vivir toda la vida.

También me parece que quien espera que los problemas no existan o se solucionen 'solitos' por 'el amor que se tienen uno al otro' pues la verdad está dejando cosas de lado: los seres humanos somos complicados, muchas veces egoístas, no leemos mentes, tenemos ciertas expectativas de la vida y por lo tanto de nuestra pareja, por lo que a menos que se tome el toro por los cuernos y se hable directo de lo que está molestando, se llegue y se respete un acuerdo, pues todo se va a ir a la basura. Una relación humana nunca es como un cuento de hadas. Ojalá de este estudio aprendiéramos todos.

Equilibrio sindical

Nunca me ha sido posible entender muy bien la forma en que en las empresas mexicanas se llevan las relaciones laborales, sobre todo la existencia de esos entes que se presume se crearon para beneficiar al trabajador: los sindicatos.

Estos organismos se supone que están para defender los derechos de los trabajadores, pero a veces, con sus acciones que los benefician al parecer solamente a ellos, los perjudican en lugar de ayudarles.

También está la vieja práctica de tener gente 'trabajando' en cuestiones sindicales, ganando un sueldo, pero sin hacer realmente un trabajo en la empresa a la que pertenecen.

Igualmente, el cobrar cuotas que no se sabe dónde van a parar, usualmente es a las manos de los líderes sindicales o gente favorecida por ellos.

Por eso es difícil creer que en un conflicto sindical salga algo bueno. No hay además ningún órgano regulador independiente que evite que se generen este tipo de abusos. Así, los trabajadores, más que ser defendidos por los sindicatos son sus secuestrados.

Quisiera tener la esperanza de que exista algún sindicato que sí funcione y que sí trabaje no para su bien, sino para el de todos, pero en este país a veces es más fácil creer en la corrupción que en algo positivo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+