¿Somos una generación financieramente inútil?

Aunque Estados Unidos parece ser la nación más poderosa, especialmente en cuanto a la riqueza de sus habitantes se refiere, ahora les está tocando despertar y ver que la 'burbuja' irreal en la que vivían podría reventar violentamente.

Un artículo en MSN Money describe a los jóvenes veinteañeros y treintañeros como financieramente torpes. Esta generación no sabe manejar sus tarjetas de crédito y tiene deudas impagables; al adquirir una casa con un 2 por ciento de enganche ni siquiera verifica cuáles son los intereses y condiciones de un préstamo tan 'generoso' y algunas veces incluso depende aún de sus padres para sobrevivir.

¿Les suena? Esto me hace reflexionar sobre lo que pasa en México. El panorama se parece en algo, pero la composición social tan variada de nuestro país hace que este cuadro aplique a algunos y a otros no.

Aquí en México también hay 'yuppies' (young urban professional - joven profesional urbano), quienes evidentemente cometen este tipo de errores: tarjetas de crédito para adquirir todos los lujos que su sueldo (no importa qué tan grande o qué tan pequeño) no les permite; deudas mayores como el auto en el que se transportan o incluso un 'depa' para vivir en él y presumir su independencia (como lo muestra por ahí un comercial de un banco con logo azul).

Pero también está el otro lado de la moneda, los que tienen que recurrir al crédito como medio de subsistencia, la tan mencionada 'clase media'. Este segmento muchas veces depende de las tarjetas, los empeños o los préstamos para 'librar el mes' y esperar hasta la siguiente quincena para recibir un dinero que de inmediato se va en pagar las deudas más urgentes, su casa la adquieren hasta por 30 años -toda una vida debiendo- y algunos incluso la pierden al poco tiempo de adquirirla (si no me creen, nada más vean cuántas casas en fraccionamientos nuevos tienen aviso de 'Se vende') y en fin, se la pasan angustiados y pagando sin poder crecer mucho financieramente hablando.

De los sectores con menos ingresos que la clase media de veras que no dan ganas ni de hablar, porque su situación es aún más triste: ni siquiera tienen ingresos suficientes para adquirir cualquier crédito, viven al día, le dan a sus hijos lo más básico y en fin, son la probable fuente de miles de jóvenes que no tendrán nada que hacer más que emigrar o de plano dedicarse a la delincuencia.

Lo que me parece no sé si más preocupante o una especie de consolación es que las dificultades económicas parecen ser generales, es decir, no es el país el que solito se está hundiendo mientras otros triunfan, es una cuestión de cómo el mundo parece estar sumergido en una dinámica económica que está fallando lastimosamente y por la misma interconexión entre países (sobre todo, por nuestra dependencia de nuestro vecino del norte) nos está influyendo de una manera bastante terrible.

De verdad que no queda más que esperar que no llegue la sangre al río y no terminemos como en los años 30.

0 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+