"Recupera el verdadero espíritu navideño"

Esta frase, aunque parece que proviene del sermón de algún religioso, del consejo de algún comentarista televisivo sobre lo materialista que se ha vuelto la Navidad o de alguien similar, es la frase principal de un spot de radio que promueve ¡una plaza comercial!

¡Qué absurdo! Es decir, tiene uno que ir a gastar como desquiciado a una plaza de lo más 'uff' (es decir, presuntamente de lujo y donde va sólo la gente 'bonita') para ¡recuperar el verdadero espíritu navideño!

Es vergonzoso ver cómo aquéllos que se dicen religiosos (sobre todo los que se llama católicos o mínimo cristianos) gustosos siguen estos preceptos de gastar en regalos hasta para el perrito de la tía lejana, tirar la casa por la ventana con tanta luz (que parece que CFE tuvo que instalarte una subestación para proveer de energía los foquitos), hacer un banquete como para un ejército cuando a tu casa acudirán si acaso 10 personas (y el cual a los tres días mejor se tira "porque ya aburrió el recalentado").

¿Es posible que no piensen en los demás? ¿En quien sí necesita que les donen ropa, cobijas, comida? Y bueno, ya si no se piensa en ellos, no pueden pensar en no malgastar, en no desperdiciar, en recordar siquiera en tratar bien a los parientes que invitas a tu casa (ah, porque sí, no falla la tía arpía que te obliga a ir a su 'fiestón' al parecer con el exclusivo fin de hacerte pasar la peor de las navidades con sus críticas frente a ti y cuando no estás en la misma habitación).

Da risa la forma en que todo se trivializa, hasta lo que se supone es un momento en el año para agradecer por lo bueno que se tiene y no pensar en qué más te puedes o te pueden comprar.

0 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+