La conciencia del otro

Recientemente platicaba con un amigo que la gente, en su mayoría, no tiene conciencia del otro.

¿Qué es esto? Significa que las personas, entre más inmaduras sean, sólo piensan en sí mismas y sus necesidades sin importarles que al lograrlas afecten a quienes los rodean.

Diría otra amiga: se creen ombligos (del mundo).

Creo que definitivamente esto es más cierto en estos tiempos que nunca.

A los niños se les educa a creer que son especiales, diferentes, irrepetibles, y que pueden lograr lo que quieran ... y es cierto en parte, pero nadie se preocupa por decirles que al hacerlo no tienen que pisotear los derechos de otro.

Derechos tan básicos como, si tienes vecinos, procurar no hacer ruido a deshoras, excesivo (sea la hora que sea), no ensuciar las zonas aledañas al hacer cambios en nuestra casa, en fin...

Pero como los adultos hacen exactamente lo contrario a lo que deberían hacer para no molestar a los demás, eso absorben los niños.

¿Qué se puede pedir, también, si dentro de la casa de cada uno de nosotros existen ejemplos de total egoísmo? El esposo que no agradece o cree que su trabajo es mucho más importante que las labores diarias que hace su esposa para que él no se preocupe por eso; los hijos que no pelan a la mamá y su esfuerzo por tenerles comida, ropa, cuartos limpios; la madre que cree que si sus hijos no la cuidan, la mantienen y la visitan diario se debe a que son unos ingratos, no a que tengan también vida propia.

En fin... Ojalá todos de repente nos detuviéramos en nuestra aceleración, pensáramos que hay otras personas alrededor nuestro y qué podemos hacer por ellas. ESO y no la retórica vacía que luego manejan algunas religiones es verdadera caridad y compasión por los demás.

2 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+