Favoritismo insertado en los huesos

Es curioso ver cómo quienes ostentan el poder en este País, específicamente los políticos, son críticos hasta casi parecer paladines de la justicia con sus adversarios, pero no ven en sí mismos lo que le achacan a los demás.

El favoritismo parece que es un deporte muy común en nuestro País. Curiosamente, todos se acusan de darle privilegios a gente que no deberían, específicamente familiares y amigos, ya sea para que obtengan un puesto o ganancias por su cercanía con alguien en el poder, pero en menor o mayor medida son 'indulgentes' hasta decir basta con su gente cercana.

Ejemplos sobran, el más reciente fue el del caso del 'cuñado incómodo' de Felipe Calderón, pero definitivamente siguen quedando dudas respecto a René Bejarano (cercano a Andrés Manuel López Obrador) y por qué nada le paso. De Roberto Madrazo simplemente podemos ver lo que le hace a sus enemigos (Elba Esther Gordillo) y por supuesto, cómo mantiene a la gente favorable a sus intereses cerca y, si sigue el estilo de priístas anteriores, con promesas de quién sabe qué privilegios.

Es decir, todos hacen exactamente lo mismo. El problema es que en México no existen mecanismos reguladores reales de que esta situación no llegue a extremos vergonzosos. Sería absurdo negar que en todos los países se crean alianzas y se negocian ciertas cosas a cambio de apoyo político. La diferencia está en que en otros lugares al menos existen reglas para que tales situaciones ocurran lo menos posible y si ocurren, sean castigadas efectivamente.

Pero en un país donde la corrupción está profundamente arraigada en la vida cotidiana, quizá todos se indignan al inicio, pero después... el viento se lleva el escándalo del momento. Nadie hace nada... Las cosa siguen igual... Y estas prácticas se permean a todos los niveles y en todos los ámbitos.

Es decir, la gente decente, trabajadora, que no lame botas para llegar a x lugar o no depende de sus amistades o de su 'simpatía-servilismo' para triunfar tiene cero posibilidades... Razón por la cual muchos mejor buscan emigrar a donde estas situaciones, aunque existentes, sean menores.

Y adiós gente valiosa... ¿Acaso no es triste? Un día a México va a terminar en el hoyo por estas prácticas chupasangres y quienes estén enmedio del desastre desearán haber hecho algo a tiempo.

Popular posts from this blog

De feminismo, feminicidio y pifias de la autoridad

¿Y con estas profesoras queremos buena educación? ACTUALIZACIÓN

No es que no entiendan... es que no les interesa