Por qué nadie te sigue en Twitter




Hoy Mashable publicó un artículo de las posibles razones por las que algunas personas no consiguen más seguidores en Twitter.

Me parecieron muy oportunas, así que hago un resumen a continuación:


  1. Te describes como 'un social media expert', 'social media guru', 'expert' o 'ninja'. Descríbete de formas más creativas y menos imposibles de lograr. ¿Quién puede ser experto en redes sociales o social media cuando es un ambiente tan cambiante?
  2. Tu foto de perfil es un 'huevo'. Mal. Hay que poner algo en esa foto de perfil, de preferencia de los hombros hacia arriba, iluminada, buscando tu mejor perfil, enfocada. Tus followers quieren ponerle un rostro a tus tweets.
  3. Estás en el team #FollowBack (o similares). Rogar que te sigan y prometer que siempre seguiras suena a una estrategia algo desesperada. La idea de Twitter es tener un Timeline con lo que te agrada, los temas de los que hablas y de los que quieres hablar más, gente interesante, graciosa, emocionante. Es por eso que es aceptable no seguir aunque te sigan.
  4. Sigues a demasiados y te siguen muy pocos. Una, pudieras parecer spam (cuentas que siguen a muchos con la esperanza de que los sigan de regreso e inundarlos de DMs o Menciones); dos, otra vez, luce como desesperación.
  5. Escribiste tu bio en tercera persona. Una bio en tercera persona te hace parecer presumido. Una bio modesta o incluso graciosa te traerá mejores resultados.
  6. Tuiteas demasiado (Me confieso culpable de ésta). Según cálculos de Mashable, si te uniste a Twitter cuando esta red inició, a mediados de 2006, y tuiteaste 3 veces al día, deberías tener unos 8 mil tweets. Muchos más que esos significa que te verás para algunos followers como uy prolíficos (en mi caso, bajé mi cantidad de tweets significativamente, al principio sí tuiteaba unas tres veces más).
  7. Te autopromueves 'humildemente'. Si tus más recientes tweets son autopromoción en tono 'modesto' o RTs de elogios de otras personas... algunos se irán de inmediato de tu perfil.
  8. Mandas muchos mensajes programados. Twitter es, sobre todo, para participar y tener interacción con otros. Es mejor tener muy pocos tweets programaods y optar por publicar y responder y reaccionar a información en horarios en que te encuentres ahí.
  9. Vendes algo. Sí, a veces cuando participas en departamentos de marketing o ventas de vez en cuando mandarás algo relativo a tu trabajo, una promoción u oferta. Pero si siempre estás vendiendo, podrías dejar de obtener followers o incluso perder los que y tienes.
  10. Mandas DMs con spam. Si alguien te sigue e inmediatamente tuiteas un mensaje promocional o de ventas, es muy posiblemente que te dejen de seguir. Porque sí, cuando conoces a alguien lo primero que haces no es tratar de venderle o promocionar en lo que trabajas, ¿o sí? Si lo haces, nunca me saludes si me ves en vivo, jejeje.
¿Han dejado de seguir o no seguido a alguien por alguna otra razón a las ya mencionadas? Como usuarios de países latinoamericanos a veces hay también razones culturales o personales para no hacerlo, por ejemplo, yo no soporto la intolerancia hacia grupos étnicos, a personas con discapacidad, con otra preferencia sexual o a cierta preferencia posible. Cada quien sus gustos y atacar no las ideas de alguien, sino con insultos, no se me hace válido. ¿Qué opinan?

Buscan despojarlo del hogar donde ha vivido 25 años





Foto (ilustrativa solamente): ulisse albiati via Compfight cc
Update 2: ¡Y cumplió su amenaza! La segunda persona que disputa que el terreno y la casa en que vive Jorge es suya le cerró la entrada con cadenas y candados. Pudo entrar con una escalera, pero hasta que no se ausentaron de la zona (lo cual ocurrió 8 horas después) no pudo salir de su casa. La policía apoyó para que no pudieran poner la barda, pero como las cadenas las pusieron cuando se habían ido, al regresar la policía afirmó que sin una orden judicial (que conseguía en el Ministerio Público, que abre hasta mañana martes) supuestamente no podían quitar las cadenas, casi se queda sin un lugar donde dormir. Finalmente consultó con una amiga abogada y entró en la casa que hasta ahora (hasta que no se resuelva el juicio) está en posesión.

Increíble a lo que llegan las cosas a veces cuando personas sin escrúpulos tratan de aprovechar que alguen no sabe mucho de leyes para tratar de quitarle una propiedad.

Update 1: Y como si no fuera suficiente el problema del caso que les cuento, las cosas se pusieron peor.

Hoy esta persona que les contaba el pasado noviembre me contactó para contarme que otra de las personas parientes de su fallecido tío abuelo, también con interés en quedarse con partes del terreno y la casa donde vive, se presentó en su casa intentando cerrarle el acceso con una barda al área donde vive.

Otra también tía (Alejandra, digámosle) afirma que tiene derecho a cerrar ese acceso al área de arriba de la casa puesto que de abajo ya se apoderó (con engaños, puesto que no ha mostrado ni un sólo papel legal) y que toda el área de abajo, incluídas las escaleras, son suyas.

Esta persona, aunque Jorge le adujo que hay un juicio testamentario en proceso, que en caso de querer cerrarle, él se quedaría adentro y entonces podría ser acusada de privación de la libertad, insiste en que lo hará, y que si no pudo este sábado, lo hará el siguiente.

La señora (de más de 60 años, ya con propiedades, ya posesionada del terreno de abajo sin nunca haber mostrado un solo papel que demuestre su propiedad) ahora quiere seguir con el resto de la casa donde vive este joven.

----
(Texto original publicado el 9 de noviembre de 2013).

Pareciera que en México todos los días nos enteramos de alguna injusticia, de algún caso de personas acusadas de un delito o siendo demandadas por un hecho que no cometieron.

Vemos caso como el del profesor Patishtán, o el retratado en "Presunto Culpable", o el de las jóvenes acusadas de asesinar a sus bebés cuando tuvieron abortos espontáneos, en fin, múltiples caras de la injusticia en este país.

Aparentemente nunca nos pasará a nosotros o a gente cercana o conocida, pero sí, finalmente sucede. Todas las proporciones guardadas, aunque no es exactamente como los ejemplos que describo, sin duda es una injusticia lo que voy a contar.

Ha llegado a mis oídos un caso que claramente es una muestra de la corrupción que puede existir en este país, y aunque no es un caso penal, sino todavía está en el ámbito de lo civil, podría convertirse pronto en una demanda penal y una peor injusticia de lo que ya es, por ello lo expongo aquí y espero que alguien (preferentemente un abogado/a) pueda ayudarles.

La familia que les cuento son dos hermanos, llamémosle Julia y Jorge. Cuando ambos tenían aproximadamente 10 y 2 años su madre cayó enferma: esquizofrenia. Siendo de pocos recursos no era posible internarla, por lo cual los dos niños tuvieron que vivir en una situación totalmente poco adecuada para desarrollarse en un ambiente normal.

Un pariente de los niños, tío abuelo por parte del padre (digámosle Roberto), cuando el niño tenía poco más de 3 años y ella 11, los acogió en su casa, les dio techo, cuidados, atención, ayuda en su educación, ya que el padre de los niños se la pasaba trabajando para pagar los gastos de ellos dos y los crecientes gastos de su esposa enferma y ni siquiera estaba mucho tiempo en casa como para darles a los niños mejores condiciones en las cuales crecer.

Pues bien, pasaron los años, el tío se convirtió, de facto, en un padre para ellos, los vio crecer, estudiar, trabajar. Les tomó cariño e incluso les prometió que les dejaría la casa (su único patrimonio) en el que los niños crecieron y que fue prácticamente la única casa que conoció el niño.

Sin embago, conforme avanzaba su edad, comenzó a sufrir lagunas mentales, olvidos, regresiones a épocas pasadas, problemas de visión, de oído, finalmente enfermó completamente y una pariente de los niños y sobrina del enfermo (llamémosla Sandra) se lo llevó a su casa con el pretexto de "cuidarlo en su vejez". Siendo enfermera no se sospechó nada de ella.

Cuando el tío Roberto falleció, Jorge, quien ahora vivía solo en la casa, no supo nada acerca de si hubo o no testamento del tío. Tampoco lo buscó, pues no sabiendo nada de leyes, creyó que si había un testamento alguien le avisaría tarde o temprano. Grande fue la sorpresa cuando, al animarse a ir a preguntar al notario que este joven sabía había llevado los asuntos diversos asuntos de su tío, éste le dijo que había un testamento pero NO podía mostrárselo.

Luego, la misma tía Sandra, que se llevó a "cuidar" al anciano enfermo, comenzó a acosar a Jorge y a decirle que la casa en la que vivía era suya, que se tenía que ir y a citarlo diversas veces ante el juzgado con diversos alegatos, con la amenaza de demandarlo por despojo, invasión, entre otros, además, de que la tía aducía que tenía un testamento que la hacía heredera, donde se afirmaba que el tío declaró que siempre vivió solo en la casa, nunca tuvo a ningún pariente, y por lo tanto por ello consideraba a esta tía como la única heredera.

Otras dos tías de Jorge, a quien el mismo anciano les había dicho que les dejaría otra parte del predio donde está la casa, pudieron encontrar un testamento previo a su enfermedad, sus problemas de olvidos y de lagunas mentales (el anciano por momentos incluso se olvidaba de en qué año estaba e intentaba ir a trabajar, a actividades que hacía 20 años antes). También pudieron ver y copiar el testamento que decía la tía y pudieron ver que la firma y todas las afirmaciones que estaban ahí eran falsas y muy probablemente se obtuvieron aprovechándose de la salud del fallecido, tan dispares eran a la realidad.

Finalmente esta semana concretó la amenaza la tía Sandra y está demandándolo civilmente (con la amenaza de luego hacerlo penalmente) a Jorge por supuesto despojo, por invadir la casa, por obtener un beneficio, por impedir el paso a la "legítima heredera" y varias cuestiones del estilo. Quiere que el joven (quien se dedica exclusivamente a cuidar a su madre enferma, quien aún vive) le pague daños, gastos del abogado, renta por el uso de la casa 'sin tener derecho a ello'.

Jorge sospecha, porque ha visto todo lo que ha hecho con tal de que le den la razón, que Sandra ha logrado avanzar tanto en sus pretensiones porque le pagó al notario del tío Roberto para ocultar el testamento real, al abogado que antes fue del tío para convertirse en abogado de Sandra, e incluso que está dispuesta a pagarle a quien sea necesario en los juzgados para ganar el caso.

¿Qué puede hacer él, viviendo de una muy básica pensión, cuidando a su madre, siendo su único guardián? ¿Se llegará a la injusticia de que lo demanden penalmente y lo metan a la cárcel por una casa que legítimamente debería ser suya según el testamento real, en la que ha vivido toda su vida, de la cual paga servicios y mantiene lo mejor que puede?

Este joven tiene testigos de que no invadió nada, de que ha vivido ahí toda su vida, de que su tío lo acogió a él y a su hermana (que ya no vive ahí puesto que está casada y viviendo en su propia casa y que no tiene interés en heredar nada, pero que tampoco quiere ver a su hermano demandado, quizá en la cárcel). ¿Qué hay que hacer para que no se haga una injusticia? Por supuesto, él ya buscó, desde que iniciaron las pretensiones de la tía, ayuda legal, pero al no ser de altos recursos no puede pagar un abogado que se dedique solamente a su caso, sino uno que atiende muchos casos porque cobra poco por ellos.

Si alguien pudiera ayudar, darle el teléfono de un asociación en Veracruz -donde está ocurriendo este caso-, por favor, contáctenme en el e-mail del blog detrasdemicristal@gmail.com Yo les puedo pasar los datos de este joven.

Tuitea su lucha contra el cáncer; la critican dos periodistas




Lisa Bonchek Adams (@AdamsLisa) vive una difícil situación: padece cáncer de seno etapa 4. Sin embargo, su reacción a esta experiencia, que a cualquiera le cambiaría la vida y quizá le provocaría no saber exactamente qué hacer, ha sido diferente a lo que muchos podrían experar: está tuiteando y blogueando lo que le ocurre.

Aunque quizá hasta ese punto su historia es diferente y extraordinaria (porque no creo que haya otra persona que decidiera vivir así la enfermedad), ha recibido mayor atención porque dos periodistas, marido y mujer, Emma Keller, del periódico The Guardian (cuyo artículo fue borrado por el diario "ante una investigación pendiente"), y su marido, Bill Keller, de The New York Times, decidieron analizar qué tan válido o no era la idea de esta mujer de contar en Twitter cómo está viviendo lo que la vida le deparó.

Primero a Emma Keller le pareció que es necesario pensar en poner ciertos límites en este tipo de experiencia, clasificándola como posiblemente demasiada información (TMI o Too Much Information). También comparó lo que hace Adams como un "reality show" y peor que los 'selfies' (autorretratos) en funerales.

Mientras tanto, Bill Keller llama a lo que está haciendo Adams como "vivir el cáncer en un escenario". Su argumento es que hay cuestiones éticas que pensar en el caso de esta madre de tres hijos.

Bill explicó que recientemente su suegro falleció, a edad avanzada, de esta misma enfermedad. El padre de su esposa decidió que no quería más medidas para tratar de conservar su vida y, por lo tanto, sólo pidió medidas contra el dolor hasta que ocurrió su fallecimiento. En ese caso, según el periodista, la forma en que esta mujer ha buscado mantenerse viva es como decirle a su suegro que su decisión fue "una falla".

La reacción de ambos periodistas les ha parecido a muchos reprobable, incluso bullying. El tratar de ver la vivencia de una sola persona como una tendencia, como si Adams estuviera diciendo que así es como se debe vivir una enfermedad es excesivo, sin duda.

Adams misma aclaró que no trata de ser ejemplo para nadie, ni de fortaleza, ni de cómo se debe vivir el cáncer, ni cómo (si eventualmente sucede) se debe decir adiós. Simplemente creyó que sería algo que podría ayudar o educar a personas que en carne propia padecen cáncer o que quizá tienen a alguien que lo sufra.

En mi opinión, cada quien tiene derecho de enfrentar una situación difícil como mejor le parezca. Habrá quienes se encierren a reflexionar, meditar o a sufrirlo, incluso. Habrá quien trate de hacer cosas buenas en el mundo, o a disfrutar su vida sin preocuparse por nada. Esta mujer decidió luchar con todas las armas que le da la medicina moderna en aras de que es una madre de tres hijos. Además, decidió narrarlo en línea, en su Twitter, en su blog. ¿Es tan malo? ¿Qué les parece la actitud de los periodistas? ¿Qué opinan?

Michelle Obama, sus presuntos celos y lo que dice de nosotros








Actualización: Me comenta una amiga que en EU ya hubo también reacciones parecidas a medios mexicanos y latinoamericanos dándole vuelo al tema de los celos. No los incluí porque este post lo escribí anoche y ya nada más añadí fotos hoy por la mañana. Retiro entonces la parte de que sólo en Latinoamérica lo vieron así. Mi pensamiento respecto de esos medios en EU es el mismo: qué tonto y qué superficial que retomen algo así como tema principal y le den tanto vuelo.

-----
Ayer se realizó una ceremonia en memoria del fallecido Nelson Mandela, al que acudieron casi 100 líderes del mundo.
Al evento acudieron, por supuesto, el presidente de EU, Barack Obama, y su esposa, Michelle Obama. Todo parecía que iba a ser una ceremonia fúnebre importante, sí, con algunos encuentros entre mandatarios, pero nada fuera de lo usual.

Y entonces ocurrió el 'selfiegate'. Estando en las gradas, durante la ceremonia, aparentemente y según he leído en medios y sitios web, la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, sacó su celular y le propuso a los dos mandatarios más cercanos a ella tomarse un 'autofoto' o 'selfie', de esas fotos que alguien extiende la mano y se fotografía a sí mismos o a las personas que están más cerca de él o ella.

Los dos más cercanos eran Barack Obama y David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña. Aunque fue quizá una actitud un poco adolescente de parte de los tres, no creo que mereciera mucha atención más que comentar lo imprudente de hacer algo así en una ceremonia fúnebre. Sin embargo, aquí es donde las cosas dan un giro hacia lo superficial y sexista.

Alguien en Internet decidió que el hecho de que Michelle Obama no estuviera participando en la foto y de hecho estuviera mirando hacia donde debía (los discursos y la ceremonia fúnebre por Mandela) era una señal inequívoca de enojo y celos.

Es decir, si un hombre (incluso el más poderoso del mundo) está platicando y riendo con otra mujer que tiene la misma jerarquía que él, la mujer a su lado (igualmente, la mujer más poderosa del mundo y, además, abogada y exitosa por mérito propio) solamente puede reaccionar con celos y enojo. ¡Tiene que defender a su hombre!

¿De verdad somos tan básicos? ¿De verdad es necesario descalificar la inteligencia de alguien y bajarla al nivel más absurdo, con actitudes de pleito de vecindad-telenovela barata? ¿Qué dice eso de nosotros?

Parece que automáticamente la seriedad de una mujer es instantáneamente enojo. Y si el hombre a su lado está conversando con otra mujer, automáticamente son celos. No puede ser que Michelle no estuviera muy a gusto, quizá avergonzada un poco, con Obama y su descuido con el protocolo de un ceremonia así. Aunque ella mantuvo la compostura requerida para un eveno así, nadie la elogia, al contrario, pareciera que la censuran y más en cuanto entra a la hipótesis los presuntos celos.

En medios de EU, al menos ayer, no encontré una hipótesis de la seriedad de Michelle Obama tan burda como la que tomaron los medios -y usuarios- en México).

Otra cosa que llama la atención es la cuidadosa selección de imágenes para hacer parecer que Michelle está molesta con "la rubia que está sonsacando a su marido" (no es mi frase, se manejó mucho en el trending topic Michelle Obama en Twitter). ¿Puede haber algo más sexista? Otra vez, asumir que si una mujer le habla a un hombre, es para 'sonsacarlo', además que el hombre no tiene control sobre sí mismo como para prestar atención a quien debe de hacerlo, es un débil que sólo se deja llevar por sus... hormonas masculinas. Y la esposa del susodicho, en lugar de estar molesta por algo real, no, tienen que ser celos y tiene que ser contra su 'rival'. ¡Cielos!

¿Por qué, por ejemplo, no decidieron mostrar esta foto de los Obama departiendo tranquilamente con la primera ministra de Dinamarca?

Y además, pensemos en el ligero tinte racista de esto: la mujer de raza negra por supuesto que debe de sentirse amenazada si "su hombre" habla con una mujer rubia. ¿Por qué lo digo? Porque también el ex presidente George Bush departió y platicó con una mujer que no era su esposa durante este evento, y se sacó fotos con Bono, etc. Su mujer estaba seria en el evento, como lo prueba la siguiente foto, pero ¿alguien lo notó? ¿Alguien le atribuyó enojo y celos? Claro que no. No era tan atractivo como crearle una actitud negativa a una mujer en una posición de más poder.


A veces las actitudes y las ideas que se vislumbran en Internet (y peor aún, que retoman medios que considero bastante tontos) son decepcionantes.

¿Privatizar siempre es mejor? El caso de Estados Unidos





Hoy por la mañana comencé a leer mi lista de sitios de noticias y blogs que reviso habitualmente y me encontré con un post en Eduardopolis que discute el asunto de la Reforma Energética, que actualmente está en discusión en la Cámara de Senadores, para posteriormente pasar a la de Diputados.

Como bien dice Eduardo, aunque las empresas privadas gozen de mejor prestigio que las empresas públicas, el caso es que no siempre es así. Les recomiendo ampliamente lo lea, pues expone de hecho argumentos y situaciones de mal manejo y corrupción que aplican no sólo en su zona, sino en todo México.

Su publicación me hizo recordar datos que leí recientemente acerca de las experiencias vividas por el país que podemos decir es el ejemplo máximo del capitalismo: Estados Unidos. En ese país pareciera que todo lo que sea empresa privada es un ejemplo de buen servicio, eficiencia, ganancias, aportaciones a la comunidad, etc. Pues resulta que no.

En estas historias de horror de privatización en ese país se muestra que las cosas pueden salir muy mal, incluso en un país donde se supone existen múltiples regulaciones y las leyes funcionan mejor que en uno como el nuestro, donde el sistema de justicia dista mucho de ser perfecto.

Algunos ejemplos:


  • En el condado de Los Angeles una firma llamada Wings of Refuge (Alas de Refugio) colocó a niños en proceso de adopción en hogares abusivos donde eran golpeados y encerrados por días.
  • En Indiana,se contrató a IBM para correr su programa de ayuda de alimentación (food stamps), empresa que arruinó todo al sacar de la lista a miles de personas que tenían este derecho, incluído una monja anciana a la que se le negó la ayuda porque no pudo acudir a una entrevista, pues estaba hospitalizada con cáncer.
  • Trabajadores de cafetería de una escuela en Nueva Jersey vieron su salario recordado 4 o 6 dólares, lo cual al final del mes resultaba en que tenían que trabajar enfermos (no tomarse ese día) de modo que pudieran pagar su renta.
  • En Denver se contrató a una compañía portuguesa para manejar un camino de cobro por 99 años. La firma evitó que se construyera un camino sin cuota cercano, citando lo que la ciudad le había prometido en el contrato. De esta forma, la ciudad no podrá construir nuevos caminos cerca por un siglo a menos que le dé una amplia compensación al operador de la carretera pagada.
  • Una empresa en Nuevo México que se encargaba de grabar las juntas de la comisión de la ciudad se negó a darle esas cintas al público pues "eran propiedad privada".
  • Dos tercios de las prisiones de Florida han fallado en el requisito de ser al menos 7 por ciento más baratas que las prisiones que maneja el estado. En la mitad de los casos cuestan más.
  • Y el caso más terrible es el que ocurre en 65 por ciento de las prisiones privadas en todo el país. Debido a que existen cuotas mínimas de internos para que la prisión dé ganancias a quien los maneje, el estado o ciudad en la que están ¡deben encontrar prisioneros para que esto ocurra! 

Privatizar no es la panacea. Que Pemex, CFE o cualquier empresa pública termine en manos privadas sólo servirá si se otorgan concesiones o contratos con el beneficio del público como prioridad, con medidas de transparencia en el manejo de la empresa, para garantizar que un bien público no está trayendo buenas ganancias solamente a quien se ostenta como dueño.

En lugar de pensar en privatizar lo que no les sirve ojalá tuvieran la valentía de ir terminando con vicios y corrupción que existen actualmente en las empresas públicas, si no, pregúntenle a la hija del líder del sindicato de Pemex cómo se paga sus viajes y lujos actuales. El problema es que, gracias a pactos seguramente inconfesables, esta pregunta a los verdaderos beneficiarios del petróleo nunca se hará.

Viejos medios adquiridos por viejos conservadores





Foto: Thomas Hawk via Compfight cc

Hoy en Gawker publicaron un artículo con un interesante punto de vista respecto a una situación que está ocurriendo en EU. Debido a la crisis de los periódicos en ese país la empresa Tribune Co., que es dueña del Chicago Tribune y el LA Times, se está viendo forzada a buscar compradores para estos alguna vez influyentes medios.

Entre los  posibles compradores están los hermanos Koch, un par de ricos y conservadores hombres ya entrados en la tercera edad. Para tener una idea de cuál es su tendencia, son conocidos por dar fondos a organizaciones asociadas al grupo ultraconservador republicano conocido como Tea Party.

Y aunque ha habido alarma de parte de sectores liberales en EU de que estos hombres puedan adquirir medios e influir en la opinión pública, Hamilton Nolan, autor de este texto, dice que deberían de dejar que los hermanos Koch compren los diarios.

En su opinión, aparte de la decadencia de los diarios en general, si los accionistas de Tribune Co. están considerando vender es porque ya no son negocio de por sí. También, con la serie de recortes que se han vivido en esos (y muchos otros diarios) probablemente la calidad y la influencia que tenían hace años ya no existe.

Hamilton afirma que si estos hermanos conservadores quieren comprar diarios es porque con sus ideas anticuadas creen que aún tienen mucha influencia, sin embargo, hoy en día, afirma el autor, a los únicos que influirán serán a gente vieja (fuerte declaración) que es la que sigue comprando los diarios y si se quiere llegar a tener algo de empuje entre el público general eso es más fácil de hacer con un simple blog y espíritu periodístico.

No parece estar muy lejos de la realidad. Este fenómeno también me hace pensar en lo que pasa en México. ¿Tiene hoy en día cualquier medio en Internet, sea uno hecho con una plantilla formal de reporteros, editores y creadores de contenido, o uno informal, como un blog, más influencia que cualquiera de los diarios que pertenecen a dinosáuricos empresarios (los apellidos Vázquez Raña me vienen a la mente)?

Sin duda el modo en que los nuevos medios y los tradicionales se están acomodando en este tablero de ajedrez de la información es algo que será muy interesante de estudiar y que probablemente dará a los ganadores, los que elijan el lado que obtenga más influencia, la dominancia en este sector.








Día Internacional de la Mujer: una lucha constante





Photo Credit: pedrosimoes7 via Compfight Licence cc
Hoy, Día Internacional de la Mujer, no se trata de que le des una rosa a las mujeres que conozcas, les regales dulces, las felicites, les digas que son grandiosas, "sigue así, nunca cambies" y demás clichés.

Lo importante de este día no son felicitaciones y festejos, se trata de conmemorar que hay mucho camino por andar.

Aunque ha habido avances sobre todo para las mujeres en países desarrollados, de estratos sociales más privilegiados, no se puede negar que hay mujeres que viven todo tipo de situaciones tristes, injustas, terribles.

La violencia hacia las mujeres, los feminicidios, la trata de personas, la esclavitud sexual son temas que siguen existiendo en este país, por ejemplo, y ni les menciono las atrocidades que se viven en otros países, como la ablación femenina, las lapidaciones por "adulterio" (aunque seas viuda), las mujeres quemadas con ácido por pedir derechos como la educación, la falta total de libertad de las mujeres de hacer cosas tan simples como salir solas, manejar, entre muchísimas situaciones más.

Y en la vida diaria sigue existiendo entre muchos y muchas la idea o la creencia de que el trabajo doméstico es "irrelevante" y poco importante, aunque las mujeres hagan labores de lavandera, niñera, profesora, enfermera, planchadora, etc, etc, etc., que si se pagara por todos estos oficios sería una carga económica impresionante para una familia. Esta forma de minimizar ese trabajo sirve para que haya hombres todavía hoy en día que las traten como "mantenidas" y como si no aportaran nada con su esfuerzo diario, de 24 horas, 365 días del año.

Se trata de crear conciencia de que la falta de equidad es una situación que afecta a todos, porque una mujer no educada, violentada, pobre, sin oportunidades por supuesto que no podrá crear riqueza a su alrededor, no podrá educar (si tiene hijos) a buenos seres humanos, no podrá ayudar a que su entorno se vuelva mejor.

También que la falta de equidad afecta a los dos géneros, porque los hombres también viven obligados a tener cierto papel y cierto rol en su vida, desde ser forzosamente los proveedores, no poder mostrar sus sentimientos, ser los "fuertes", no saberse expresar más que de forma violenta (gritar y enojarse al frustrarse también es violencia), no poder tomar roles alternos -que ella trabaje y él administre la casa y cuide niños-, etc.

Ser feminista tampoco es ser -necesariamente- radical. Tampoco es antónimo de machismo. Quienes no hemos caído en radicalismos (que sí hay algunas mujeres que desprecian a los hombres sin duda) y nos identificamos con esta idea no tratamos ni de rebajar a los hombres ni de arrebatarles nada, solamente pedimos igualdad de oportunidades, que no nos discriminen por la posibilidad de embarazarnos, por tener hijos, que no nos paguen menos que los hombres por trabajos exactamente iguales, que no nos acosen, que no nos minimicen por ser mujeres y nos permitan expresarnos.

¿Quieren saber más de la lucha de las mujeres y de por qué se ha intentado cambiar las cosas? Vean este documental (está en inglés, pero tiene subtítulos y está entendible en general):




No creo que ninguna de estas peticiones sean radicales ni le quiten nada a nadie. Es odioso cuando un hombre educado en e machismo y que no conoce otra cosa no puede entender esto y se comporta como amenazado por estas expresiones. Y sin duda es peor cuando las mujeres nos enfrentamos, por estas posturas, con otras mujeres que todavía actúan y hasta educan desigualmente, desde enseñando a sus hijos a no mover un dedo ni ayudar en casa, dándole todo el poder a los hombres de decisión sobre ellas y sus hijos, hasta metiéndole el pie a otras mujeres en los trabajos, inventándoles chismes, burlándose de quienes son diferentes o quieren algo diferente para ellas mismas y los suyos.

Yo me alegraré mucho el día que NO necesitemos un "Día de", porque significará que por fin hay un cierto nivel de equidad y que las injusticias y la violencia se ha acabado. Ojalá algún día suceda.


Sobre "las mujeres no podemos tenerlo todo"






Hace unos meses leía el artículo con el título de este post, escrito por Anne-Marie Slaughter, una ex funcionaia en el Departamento de Estado del gobierno de EU. En su extenso (pero muy recomendable) texto esta mujer, que dejó una posición de poder por cuidar a sus hijos adolescentes, explicaba por qué tomó tal decisión.

Durante una fiesta con el Presidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, Anne-Marie descibió que bebía champaña, saludaba a dignatarios de todo el mundo, se mezclaba en la multitud, pero aún así no podía dejar de pensar en su hijo de 14 años, quien acababa hacía 3 semanas de comenzar 8o. grado (nuestro 2o. de secundaria en México) y que mostraba el mismo patrón de siempre: saltarse la tarea, interrumpir clases, fallar en matemáticas y alejar a cualquier adulto que tratara de acercarse y ayudarlo. Casi no se hablaron en todo el verano, y el año pasado había recibido varias llamadas ugentes que hacían que tuviera que regresar a su casa, en New Jersey, desde Washington, D.C. Su marido era quien se encargaba de los niños y apoyaba su carrera, ya que ella no estaba en casa entre semana (excepto durante esas llamadas urgentes).

La situación la llevó a pensar en escribir un texto llamado "Las mujeres no pueden tenerlo todo", a lo cual una colega a quien le comentó reaccionó horrorizada, pues sería un horrible ejemplo a mujeres más jóvenes viniendo de alguien con tanto éxito. Sin embargo, en cuanto tuvo que regresar a la Universidad de Princeton, a su trabajo como académica, del cual le dieron un permiso de dos años, lo hizo sin dudar.

Cuando explicaba por qué había regresado (no sólo por las reglas en la Universidad de Princeton, sino para estar más iempo con su familia). Aunque no dejó el trabajo precisamente (aún daba clases de tiempo completo, escribía columnas en línea sobre política pública, daba 40 o 50 discursos al año, aparecía en TV y radio y planeaba un libro) rutinariamente recibía reacciones a su decisión de otras mujeres de su edad o mayores que iban desde decepción ("qué mal que tuvieras que dejar tu trabajo en Washington) hasta condescendencia ("no a todas nos pasa lo que a ti, yo nunca tuve que renunciar y mis hijos resultaron muy buenos").

Esto la enojaba. Y comprendo perfectamente por qué. No sólo parecían asumir que la opción de estar más con la familia, por el bien de los hijos, era triste o desafortunada, sino que también posiblemente ella era la culpable de que las cosas no fueran manejables, que su forma de ser madre no era eficiente y por eso sus hijos mostraban signos de estar a disgusto con ella lejos.

Y esto la llevó a darse cuenta que había dos tipos de mujeres: las que decidían bajar el ritmo o incluso dejar sus carreras para tratar de que su familia estuviera bien atendida y contenta, con ella cerca de los hijos, y las que se burlaban o menospreciaban a las mujeres que tomaban este camino por ser ellas mujeres que pretendían ser heroínas: manejar una carrera exitosa, la educación de los hijos y una relación amorosa, quienes con cierta superioridad criticaban su falta de compromiso con ellas mismas, el dejar de tener el prestigio de ser mujeres de carrera (como si al dejarlo o hacer menos actividades relacionadas ya no valieran igual), dejar de ser mujeres que "lo tenían todo". De esta forma, esas mujeres, las críticas, daban a entender que las mujeres que se sentían agobiadas tenían la culpa de no poder manejarlo todo, de no poder subir en la carrera tan rápido como los hombres y tener una casa y familia ideales (y además estar delgadas y hermosas).

¿De qué se trata, me pregunto? Esta actitud (aunque en menor medida ya que en nuestro país aún hay cierta idea tradicional de que las mujeres permanezcan en casa) de repente me ha tocado verla tanto algunas  mujeres solteras o casadas y con hijos que continúan su carrera a paso veloz mientras crían a sus niños.

Sí, no digo que sea imposible hacerlo, que una no pueda intentar ser "multitasking" (aunque científicamente es una falacia, en realidad ser multitareas es solamente hacer varias tareas en sucesión de forma rápida), llevar casa, niños, relación con la pareja y varias cuestiones, pero... con algunos factores que hay que analizar.

Quienes yo, en mi vida real, he visto que han logrado sacar adelante a sus hijos incluso teniendo una carrera en la que se mantienen activas han tenido, en algunos casos, ayuda: del esposo, las propias madres de estas mujeres, de una comadre, tíos de los niños o al menos de una persona que les ayuda en su casa a traer y llevar a los niños a la escuela, darles de comer, verificar que se bañen, vistan adecuadamente, hagan tarea, etc.

En otros casos, han tenido que sacrificarse ellas e incluso un poco a los mismos niños al tenerlos en escuelas de horario extendido y estancias infantiles y guarderías donde la atención no es igual que con un familiar o persona de confianza, pero que puede proveerles en sus necesidades básicas. Estas madres pueden atender a sus hijos sólo cuando, tras terminar su jornada regresan todos a casa, donde aunque pudiera ser que le dé tiempo de calidad, no es exactamente como esta con ellos en sus momentos importantes.

Yo he pasado por ambas etapas: la de salir de casa a trabajar, todo el día, dejar a los niños en manos de alguien más, fuera mi marido o suegra y vivir dividida entre saber que mi hija (aún no nacía mi pequeño) vivía  diferentes tipos de experiencias y momentos felices lejos de mí y tener que hacer un trabajo, que aunque me apasionaba, en cierta forma era también por darle un extra económico.

También he pasado por la etapa de dejarla a ella y a mi hijo en una estancia infantil en lo que yo realizaba labores para una empresa. El dinero era apenas lo suficiente para sacar los costos de vivir en la ciudad, en un departamento, solventar servicios y gastos de la guardería de los niños, así como generales, y aunque mi empresa era flexible en dejarme ir a atenderlos en caso necesario, que pudiera yo llevar a mi hija a la primaria, ir a juntas y varias situaciones, la tensión que yo sentía no era posible quitármela del todo. Si a eso le agregan que trabajaba en una zona de la ciudad y vivía en una zona distinta y teníamos que trasladarnos todos a la zona donde vivía entenderán que las cosas eran complicadas, por decir lo menos.

Y por último mi situación actual. Soy freelance, trabajo desde casa, busco clientes y hago un trabajo que tengo desde hace algunos años evaluando información. Debido a que no tengo familiares cercanos en la ciudad o al menos alguien de confianza que pudiera cuidar de mis niños, o el sueldo necesario con el cual poder pagar a alguien capacitado para ello o una estancia con todos los servicios cercana a mi trabajo, mi decisión ha sido continuar así.

Y sin embargo, aunque es mi opción, aunque estoy haciéndolo porque tengo la idea de que si traje a dos pequeños al mundo lo mínimo que puedo hacer es tratar de darles, dentro de mis particulares circunstancias, lo más de mi atención y la mejor educación que puedo (con todo y errores y dudas que todas las madres tenemos) aún así me sigo encontrando con gente que juzga. Que porque no eres "mujer ejecutiva" entonces eres "mantenida" (y como les digo, sigo aportando económicamente), que porque quizá no está entre tus prioridades la última ropa de moda y demás vanidades, entonces de "fodonga" no te bajan (y eso que no han visto a las mamás que se van a dejar a los niños en piyama, ja), que porque quien sale a trabajar fuera de casa (reitero, yo sigo trabajando dentro y además administrando la casa) entonces eres una "antifeminista" y "creída del cuento de las princesas".

¿No les parece que las mujeres deberíamos tener opciones? Yo no juzgo a quienes eligen salir a trabajar, dejar a sus hijos con alguien más, familiar o no, en guarderías o estancias, ni me pasa siquiera por la cabeza tacharlas como "desobligadas", "egoístas" o "insensibles", como pudieran llamarlas personas que las juzguen superficialmente. Mi respeto para ellas y sé que varias se las arreglan para llevar las cosas bien, ya sea con apoyo familiar o no, y que sus niños vayan respondiendo de la manera correcta.

Pero creo que si otras mujeres (porque también conozco congéneres que optaron por eso) que decidimos darle menos velocidad a la carrera también es una opción válida, tomada evaluando todas las opciones. Y también, que no se puede pedir que todos reaccionemos igual ni vivamos las mismas situaciones o con las mismas ventajas (sueldo, ayudas, instancias oficiales). En pocas palabras, cada quien debería ocuparse de vivir en las mejores circunstancias posibles y dejar que otras personas vivan de acuerdo a las propias, sin juzgar ni intervenir a menos que sea para ayudar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Perfil de Detrás de Mi Cristal en Google+